¿Qué pasa cuando lo que hay debajo de las ruedas no es asfalto?

Reconozco que soy un fan de las carreras de aceleración entre superdeportivos. Es una buena forma de resolver un conflicto entre dos vehículos en los que la ligereza, el rendimiento mecánico o la aerodinámica se han llevado hasta extremo para ofrecer las máximas prestaciones. La teoría de la selección natural aplicada al automóvil, con una recta despejada y un cronómetro como jueces. 

¿Acaso no te parece interesante comprobar si un Porsche 911 GT1 puede con el más moderno Carrera GT? ¿O si un Ferrari 488 GTB acelera más rápido que un McLaren 720S? ¿O si un SEAT Arosa con 550 CV es más veloz que un BMW M5?...

Algo parecido sucede con los tres automóviles que protagonizan esta noticia. Solo que, en este caso, estamos ante tres auténticos elefantes de carreras: el Porsche Cayenne Turbo, el Range Rover Sport SVR y el Mercedes-AMG G 63. Desde luego, ver a estos tres pesos pesados acelerando sobre el asfalto es algo digno de ver, pero lo es todavía más ver de lo que son capaces sobre... ¡¡un sembrado!!

Así que, si quieres pasar un buen rato y ver cuál es el más veloz de los tres en una carrera de aceleración off-road, te recomendamos que eches un vistazo a este vídeo del portal de Internet CarWow. Por nuestra parte, vamos a hacerte un breve resumen de las características de los tres modelos, por si todavía no los conoces...

Galería: Mercedes-AMG G 63 2018

Un TT y dos SUV deportivos, frente a frente

No cabe duda de que estamos ante tres de los 4x4 más potentes y veloces del mercado, pero con dos planteamientos diferentes. Mientras que el Range Rover Sport SVR y el Porsche Cayenne Turbo son dos referentes entre los SUV deportivos, el Mercedes-AMG G 63 es un TT a la antigua usanza, dotado de un chasis de largueros y travesaños.

El modelo de la estrella está equipado con el conocido propulsor 4.0 V8 biturbo de gasolina, de 585 CV, que también emplea al Mercedes-AMG GT R. Gracias a esta mecánica y sus sensacionales 850 Nm de par máximo, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

Enfrente se encuentra un modelo con capacidades similares: el Porsche Cayenne Turbo. Pese a que la mecánica 4.0 V8 biturbo se queda en 550 CV y 770 Nm de par motor, consigue alcanzar los 100 km/h algo más rápido. Concretamente, en 4,1 segundos. 

Por último, el Range Rover Sport SVR 2019 emplea una mecánica conocida por todos. El conocido propulsor 5.0 V8 de 575 CV de Jaguar Land Rover, que emplea entre otros, modelos como el Jaguar F-TYPE. El todocamino británico es el único que recurre a la sobrealimentación mediante un compresor, algo que, en teoría, reduce el retraso en la respuesta al acelerador. Y damos fe de que es un modelo tremendamente rápido, capaz de vencer a un Ferrari 458 Italia en la carretera de Tianmen, en China.