El modelo japonés se inspira en la estética del icónico deportivo norteamericano.

Mitsuoka es un pequeño fabricante artesanal de vehículos, ubicado en Japón y reconocido por la producción de coches con un estilo poco convencional. Hablamos de modelos tan llamativos como el Orochi, con motor central V6 y una colorida carrocería. Sin embargo, ahora nos referimos a otro automóvil, aunque con una imagen vintage mucho más atractiva... y un Mazda MX-5 como base.

Mitsuoka Rock Star

Al igual que su proyecto anterior, conocido como Himiko, el Rock Star que estás viendo en imágenes está basado en la última generación del Mazda MX-5. En esta ocasión, Mitsuoka ha utilizado el roadster japonés para construir una réplica más pequeña y moderna del Chevrolet Corvette C2 y, a la vista del resultado final, nos atrevemos a afirmar que lo ha conseguido fielmente.

Curiosamente, las proporciones del Miata son un buen punto de partida para reproducir un Corvette Stingray 'a escala'. Otro aspecto llamativo es que Mitsuoka haya encontrado su inspiración en un modelo estadounidense, porque, por lo general, sus modelos siempre habían imitado a vehículos británicos y otros modelos europeos clásicos.

Mitsuoka Rock Star, en honor al medio siglo de la compañía

Si nos centramos en el Rock Star, el fabricante oriental lo ha construido para celebrar el 50 aniversario de Mitsuoka. Para ello, tiene pensado producir 50 unidades. Estará disponible en seis colores: Los Angeles Blue, Chicago Red, New York Black, Cisco Orange, Washington White y Arizona Yellow.

Mitsuoka Rock Star

Si hablamos en términos de diseño, en el resultado definitivo no se aprecian grandes rasgos del vehículo original. Como señala Jalopnik, parece que solo las puertas y el parabrisas permanecen sin cambios respecto al roadster original... y que todos los demás componentes de la carrocería han sido personalizados.

Debajo del capó, todo parece previsible. Encontramos un propulsor de gasolina, con 1,5 litros de cilindrada, de aspiración atmosférica, que envía la potencia del motor a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual, de seis velocidades, o de una automática con convertidor de par, con el mismo número de velocidades. En este sentido, un clásico bloque V8, como el del Corvette C2 original, no hubiese quedado nada mal.

Mitsuoka Rock Star

En Japón, el Rock Star tendrá un precio inicial de 4.688.200 yenes, lo que equivale a, aproximadamente, 36.100 euros. Para que te hagas una idea, un Mazda MX-5 tiene un precio de partida en nuestro país de 25.000 euros.

Galería: Mitsuoka Rock Star