La firma alemana ha restaurado el modelo con dos motores turboalimentados, que desarrollaban 650 CV de potencia máxima.

Si hablamos de las subidas de montaña, la carrera que más tradición y encanto tiene, probablemente, sea la ascensión a Pikes Peak. Un trazado con 156 curvas, ubicado en Colorado Springs y que concluye a 4.301 metros de altitud, después de recorrer aproximadamente casi 20 kilómetros.

En la actualidad, se va a disputar la 96ª edición, tras la que el piloto francés Sebastian Loeb se mantiene como el actual poseedor del récord del trazado, con un tiempo de 8'13"878, al volante del Peugeot 208 T16 Pikes Peak. Sin embargo, a lo largo de muchos años de historia, otros vehículos han intentado la hazaña de conseguir el mejor registro, como por ejemplo, el Volkswagen Golf II, de 1987, que nos ocupa.

Volkswagen Golf II Pikes Peak 1987

Volkswagen Golf II bimotor con 650 CV

En la edición que se disputa este año, Volkswagen va a participar con un vehículo 100% eléctrico, denominado I.D. R Concept. Lo pilotará Romain Dumas, que tratará de imponerse al líder de la categoría en las últimas ediciones, Rhys Millen.

Pero si piensas que esta va a ser la primera participación del fabricante alemán en la prueba, estás equivocado. En 1987, el gigante de Wolfsburgo ideó una aventura muy especial: transformar un Golf II, con dos motores térmicos, para tratar de alzarse con la victoria en la cumbre. Una obra sorprendente... pero muy frágil, formada por una pareja de motores procedentes del Golf GTi; es decir, dos bloques de cuatro cilindros, con 1,8 litros de cilindrada y 16 válvulas.

Cada uno estaba equipado con un turbocompresor KKK, para alcanzar una potencia conjunta de 650 CV, que debían mover un peso de solo 1.020 kilos. El responsable del proyecto fue Kurt Bergmann, dueño de una escudería de Fórmula 1 en la década de los años 60 y representante de un joven Lauda. Bergmann ideó un chasis monocasco de aluminio, con los dos motores ubicados longitudinalmente, cada uno sobre un eje. Para más detalles, cada propulsor disponía de su propia caja de cambios.

Volkswagen Golf II Pikes Peak 1987

Se trataba de un proyecto potencialmente ganador, con el piloto Jochi Kleint al volante, que ya había establecido la cuarta mejor marca, con un vehículo de un solo motor. Sin embargo, en el momento en que se disputó la carrera, la gloria concluyó a pocos metros de la línea de meta: el circuito de lubricación se rompió y tuvo que retirarse.

Para recordar esta romántica y revolucionaria aventura, Volkswagen ha decidido restaurar el vehículo original de 1987 y aquí tienes el mítico Golf II bimotor. En este caso, la potencia se ha limitado a 500 CV y se le ha añadido un sofisticado sistema de refrigeración a ambos motores, para evitar cualquier inconveniente. La puesta al día del vehículo tuvo lugar en las instalaciones del especialista Jörg Rauchmaul, cuyo resultado final puedes contemplar en esta galería de imágenes.

También te podría interesar:

Galería: Volkswagen Golf II Pikes Peak 1987