Llegará al mercado en otoño y, en su nueva generación, una versión híbrida sustituirá a las variantes de ciclo diésel.

Honda ha presentado en el salón de Ginebra la versión europea del nuevo Honda CR-V 2018, que se convertirá en la quinta generación de este popular SUV. En materia de estética, parece que el nuevo todocamino de la marca japonesa ha ganado algo de deportividad.

Aunque la línea general de diseño recuerda a la de su antecesor, la sensación es que se ha modernizado notablemente. Entre los elementos más destacados, se encuentran unos pilares delanteros más estrechos, unos voluminosos pasos de rueda, unos nuevos paragolpes... Además, en el frontal, cuenta con la parrilla activa Active Shutter Grille, que se cierra cuando el motor no necesita refrigeración.

Honda CR-V 2018

Honda CR-V 2018: ahora con siete plazas

El interior del nuevo Honda CR-V 2018 ha cambiado notablemente. Ahora, el salpicadero cuenta con un diseño más horizontal y está dotado de dos pantallas táctiles, de 7,0 pulgadas, para la instrumentación y el sistema multimedia. También se han simplificado los mandos de la climatización, para que resulten más sencillos de accionar en marcha, y se ha incorporado una guantera central con mayor capacidad de almacenamiento.

Por otra parte, si, hasta ahora, el principal punto fuerte del Honda CR-V 2018 era una habitabilidad comparable a la de los monovolúmenes medios más amplios, en su nueva generación, promete mejorar en este apartado. De hecho, la batalla se ha incrementado, por primera vez podrá equipar siete plazas de forma opcional y, según el comunicado de prensa, la tercera fila de asientos "ofrece un espacio para las piernas excepcional".

Del maletero, desconocemos la capacidad, pero sí sabemos que contará con un doble fondo y un sistema de apertura eléctrico del portón.

Honda CR-V 2018
Honda CR-V 2018

Honda CR-V 2018: con motores gasolina e híbrido

En el apartado mecánico, la mayor novedad será la desaparición de las mecánicas turbodiésel, en favor de un Honda CR-V híbrido, dotado del nuevo sistema de propulsión Intelligent Multi-Mode Drive (i-MMD). En resumidas cuentas, está compuesto por un motor de gasolina i-VTEC de ciclo Atkinson, con 2,0 litros y cuatro cilindros, que se combina con dos mecánicas eléctricas, aunque una de ellas solo funciona como generador de energía.

También estará disponible un motor de gasolina VTEC TURBO de 1,5 litros (probablemente, con 182 CV), que estará disponible asociado a una caja de cambios manual, de seis velocidades, o bien a la transmisión automática con variador continuo CVT. 

Ambas variantes incorporarán tracción delantera de serie y, de forma opcional, podrán equipar el sistema de cuatro ruedas motrices Real Time AWD with Intelligent Control System

Honda, más información:

Galería: Honda CR-V en el salón de Ginebra 2018