Hace ahora 30 años, supero los 320 km/h en el lago salado de Boneville.

El multimillonario estadounidense Peter Mullin es un enamorado de los coches clásicos franceses. De hecho, en su museo de California, conocido como Mullin Automotive Museum, se está celebrando la exposición "Citroën: el Hombre, la Marca, la Mística", que finalizará en la primavera 2018. 

Y, ahora, cuenta con una nueva incorporación: el Citroën SM que superó, hace más de 30 años, los 320 km/h en el lago salado de Bonneville. Aunque en realidad, podría decirse que existen dos novedades... si tenemos en cuenta que en la exposición también está presente el Citroën SM que lo remolcó. Por supuesto, como es tradición en la marca francesa, ambos modelos equipaban una suspensión hidroneumática. 

Citroën SM Bonneville
Citroën SM Bonneville

Pónganme dos turbos, por favor  

Llegados a este punto, te diremos que el Citroën SM era un automóvil desarrollado por la marca francesa, en colaboración con Maserati, impulsado por un propulsor V6 de gasolina, con 2.670 cmy 170 CV de potencia. 

Centrándonos en el modelo de carreras, el Citroën SM Bonneville Racecar, de 1971, fue concebido por el especialista Jerry Hathaway y su esposa Sylvia. En un principio, mantuvieron bajo el capó el propulsor V6 original, de procedencia Maserati (en realidad era un motor V8 del que se eliminaron dos cilindros), pero con modificaciones como la incorporación de tres carburadores Webber, de 48 milímetros, o un nuevo árbol de levas, que le permitían alcanzar los 250 CV de potencia. De esta forma, alcanzaban los 250 km/h de velocidad máxima. Insuficiente.

Pero lejos de rendirse, Jerry y Silvia decidieron desplazar la bomba de combustible de su posición original, para abrir hueco a dos turbocompressores AiResearch. Tras esta modificación, el rendimiento del motor se incrementó notablemente... algo que permitió a Jerry Hathaway alcanzar los 321 km/h de velocidad máxima, a los mandos de este Citroën. Dos años después, en 1987, su esposa decidió repetir suerte en el mismo escenario, llegando a alcanzar los 325 km/h, lo que convierte a esta unidad en el Citroën SM más rápido del mundo

Coches clásicos, más información en Motor1.com:

Citroën SM Bonneville