Ofrecía un carrocería cupé de diseño espectacular, 2+2 plazas y, en los años 90, puso contra las cuerdas al Golf GTI.

Está claro que el Volkswagen Golf GTI es toda una leyenda entre los compactos deportivos. Pero a principios de los años 90, dentro de la marca alemana, existía un automóvil mucho más enfocado a disfrutar de la conducción.

Se denominaba Corrado, contaba con una carrocería cupé, un interior de 2+2 plazas y un diseño que, en la época, lo convirtió en un objeto de deseo. Pero el tiempo ha sido cruel con el y, hoy día, este Volkswagen fabricado en la factoría de Karmann en Osnabrück, entre 1988 y 1995, no está considerado un coche clásico legendario por los fanáticos de Volkswagen. Aunque a nosotros nos parece un modelo de lo más interesante.

Volkswagen Corrado, cupé clásico

Un alerón que se eleva hasta 120 km/h

En la actualidad, el lugar de discusión por excelencia son las redes sociales. En la época del Volkswagen Corrado eran los bares. De hecho, muchos de los propietarios del cupé alemán se jactaban de que el alerón se elevaba automáticamente al superar los 120 km/h... o bien pulsando un botón ubicado en el salpicadero. Además de dejar boquiabiertos a los viandantes, esta tecnología también cumplía una función aerodinámica, incrementando el apoyo aerodinámico en la parte trasera, en un 64%. En aquellos años, tan solo el Porsche 911 y un pequeño puñado de superdeportivos eran capaces de algo así. 

Por otro lado, el Volkswagen Corrado disponía de un equipamiento de confort bastante completo, en el que no faltaban extras como el aire acondicionado, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo, un equipo de audio con seis altavoces... Por desgracia, todo eso derivó en una fiabilidad algo inferior a la habitual en los rocosos Volkswagen de la época, y algunos problemas eléctricos y mecánicos puntuales, hicieron que no tuviera la misma reputación de irrompible que sus hermanos. 

Volkswagen Corrado, cupé clásico

Volkswagen Corrado: pequeño, pero con personalidad

Generación tras generación, se ha señalado al Volkswagen Golf como un modelo con una imagen seria y demasiado continuista. Pero hay que reconocer que el Volkswagen Corrado se sale de la sobriedad habitual en los modelos de la marca. Su carrocería, de apenas 1,31 metros de alto, contaba con una línea de cintura ascendente, que culmina en una trasera con unos pilares muy voluminosos, que le dan un toque dinámico al conjunto.

El frontal también es muy atrevido, gracias a los faros principales 'aplastados', bajo los que se alojaban los antiniebla y los intermitentes. En cuanto a la trasera, los pilotos recuerdan claramente a los del Passat de tercera generación. 

De puertas hacia dentro, hablamos de un modelo bastante más convencional, ya que comparte salpicadero con el Volkswagen Golf III. Eso significa que no resulta nada emocionante desde el punto de vista del diseño; pero la calidad es indiscutible. En cuanto al maletero, ofrece 300 litros (838 con los asientos traseros plegados) de capacidad. Son cifras similares a la de los utilitarios actuales y bastante correctas, teniendo en cuenta que medía 4,05 metos de largo y 1,68 de ancho.

Volkswagen Corrado, cupé clásico
Volkswagen Corrado, cupé clásico

Volkswagen Corrado G60 y VR6: los más deportivos

El Volkswagen Corrado G60 estaba impulsado por un propulsor de gasolina, 1.8 de cuatro cilindros, sobrealimentado mediante un compresor. Gracias a ello, ofrecía una gran cantidad de par a bajas revoluciones y una respuesta muy lineal. El par máximo, de 225 Nm, se alcanzaba a 4.000 rpm y la combinación de los 160 CV del motor, más el coeficiente aerodinámico Cx de 0,32, le permitían acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y alcanzar 225 km/h de velocidad punta.

Pero la verdadera punta de lanza del Corrado fue la versión VR6. Bajo el capó, incorporaba un propulsor de aspiración atmosférica, con arquitectura de seis cilindros en V y 2,9 litros de cilindrada, que desarrolla 190 CV. Gracias a esta mecánica, era capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y marcar una punta de 235 km/h

¿Buscas una versión más mundana? No te preocupes, también puedes escoger entre otras tres mecánicas atmosféricas de cuatro cilindros: un 1.8 16V de 133 CV; así como dos mecánicas 2.0 de 116 CV o 136 CV (con 8 y 16 válvulas, respectivamente).

Volkswagen Corrado, cupé clásico

Volkswagen Corrado: pensado para disfrutar

Desde el punto de vista dinámico, el Volkswagen Corrado resultaba más deportivo que el Golf de la época. En el eje delantero mantenía el esquema McPherson del compacto, pero incorporaba unos amortiguadores ajustables Koni y unas barras estabilizadores de 18 milímetros. Tras el restyling de 1993, se introdujo lo que se denominó Plus-Axle, una ligera modificación en la geometría de la suspensión delantera para eliminar los movimientos parásitos en el volante, fruto de las pérdidas de tracción. También se introdujeron estabilizadoras de 20 milímetros delante y 21 en el eje posterior

¿Cuál es el precio de un Corrado?

No es sencillo encontrar unidades con pocos kilómetros y en perfecto estado. ¿Las versiones más populares? Los 2.0 de 136 CV, a los que podrás acceder a ejemplares con menos de 100.000 kilómetros, en buen estado general, por menos de 6.000 euros.

Fuente:Ominauto.it 

Coches clásicos, más información:

 
 

Volkswagen Corrado, coche clásico