Cuenta con un motor de gasolina de 150 CV y la transmisión automática de doble embrague DSG.

Encuadrado en uno de los segmentos más populares del mercado, como es el de los todocaminos de corte urbano, el Volkswagen T-Cross 2021 es un modelo muy polivalente en el día a día.

Por un lado, se beneficia de unas dimensiones bastante compactas, que hacen de él una opción muy adecuada para moverse en el día a día, por las calles de un ciudad congestionada.

Sin embargo, no renuncia a ofrecer un buen espacio interior, con unas plazas traseras correctas y un maletero de 385 litros, que no hacen sino aumentar su faceta más práctica.

Galería: Primera prueba Volkswagen T-Cross 2019

Y encima, en el caso de la unidad que probamos, dotada del propulsor turboalimentado de gasolina 1.5 TSI, con 150 CV, y de la caja automática de doble embrague DSG, con siete relaciones, no tiene ningún problema a la hora de salir de la ciudad.

Este es el modelo que hoy analizamos en esta prueba, que queda envuelto por el siempre atractivo toque deportivo que aporta el paquete R-Line. ¿Quieres conocerlo a fondo? Entonces, no te pierdas esta Guía de compra.