Es un rasgo característico de muy diversos modelos.

En la mayoría de ocasiones, el diseño de un automóvil no tiene un fin meramente estético, ya que muchos elementos suelen ser también funcionales, y sirven para conseguir fines aerodinámicos o para cubrir importantes necesidades en materia de refrigeración, por ejemplo.

Hablamos de elementos que dirigen y canalizan el aire hacia lugares donde es necesario, ya sea el sistema de admisión del motor, radiadores o el equipo de frenos del vehículo. Quizá las entradas de aire más llamativas son las del capó, de las que precisamente queremos hablar aquí. 

Existen infinidad de modelos en el mundo con tomas de aire en el capó, pero hemos querido seleccionar 10 de los coches japoneses más representativos con este tipo de solución, que era especialmente popular en los deportivos de los años 90, de muchos fabricantes nipones.