Analizamos la versión con motor de gasolina de 200 CV, acabado deportivo GS Line Plus y la caja de cambios automática de nueve marchas.

Aunque últimamente el mundo de los SUV parece acaparar todo el protagonismo en el mercado, las berlinas siguen siendo modelos bastante atractivos, para cierto tipo de conductores.

Es el caso, por ejemplo, del Opel Insignia Grand Sport 2021, uno de los pocos modelos de la marca que siguen siendo 100% Opel (junto al Astra) y que analizamos en esta Guía de compra.

Para nuestra prueba, hemos optado por una de las opciones más completas de la gama, que recurre a un poderoso motor turboalimentado de gasolina, de 200 CV de potencia, junto una transmisión automática con convertidor de par, de nueve relaciones.

Y lo mejor, es que todo queda envuelto en el siempre discreto toque deportivo que aporta el acabado GS Line Plus, que además también se traduce en la inclusión de una gran dotación de fábrica.

Sobre el papel, tenemos una espaciosa y potente berlina, con un toque dinámico y un gran equipamiento de serie, ¿qué mas se podría pedir?