Esta versión híbrida enchufable cumple muchos cometidos de forma muy satisfactoria.

¿Sabías que Opel fue la marca que más dióxido de carbono (CO2) redujo en su gama durante los seis primeros meses de 2020? Esta es una muestra más de que su anexión al Grupo PSA le ha dado una vitalidad sensacional. 

El Opel Grandland X Hybrid4 que ponemos a prueba representa también un ejemplo de lo bien que se pueden aprovechar las sinergias, pues el SUV alemán cuenta con el sistema híbrido enchufable más exclusivo de la multinacional francesa (si exceptuamos el del Peugeot 508 PSE), que igualmente se emplea en modelos de Peugeot y DS.  

Galería: Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

Hablamos de un esquema conformado por un motor turboalimentado de gasolina, de 1,6 litros y 200 CV, perteneciente a la familia PureTech, más dos propulsores eléctricos. El situado en el eje delantero entrega 100 CV, mientras que el ubicado en el trasero desarrolla 113. 

En total, el conductor dispone de 300 CV y 520 Nm, cifras verdaderamente elevadas para un SUV compacto, de ahí que no nos extrañe que este coche acelere de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y logre una velocidad máxima de 235 km/h. 

Estos registros se consiguen con la batería de 13,2 kWh llena, un proceso que, con el cargador integrado de serie, con 3,7 kW, supone cuatro horas. El cliente también puede adquirir otro de 7,4 kW (385 euros), que reduce el tiempo a una hora y 50 minutos. ¿Y en un enchufe doméstico? Se tarda algo más de siete horas.

A la hora de movernos solo con electricidad, el todocamino germano homologa 59 kilómetros libres de emisiones y una velocidad punta de 135 km/h, gracias a los 122 CV que, como máximo, pueden generar ambos propulsores ecológicos en conjunto. 

Por supuesto, no nos olvidamos mencionar que este coche se beneficia de la etiqueta 0 de la DGT, con todas las ventajas de movilidad que conlleva, además de un ahorro económico en estacionamientos regulados y en algunos peajes. 

Tal y como presentan los mejores híbridos enchufables del mercado, el Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021 dispone de una interesante función, denominada E-Save, que permite conservar la carga de la batería. Además, el selector del cambio cuenta con el modo de retención B, que proporciona una mayor intensidad de frenada al soltar el pie del acelerador, con lo que se ganan unos kilómetros de autonomía con él.

 

Este sería un resumen esquemático de la parte técnica de este vehículo. Antes de hablaros de sensaciones, queda recordar que el modelo alemán ve perjudicada la capacidad del maletero por la instalación de la batería, pasando de 514 litros a 390 (1.528 con los asientos traseros abatidos).

Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

Lógicamente, también el peso es mayor: cerca de las 1,9 toneladas, incluyendo el conductor. No obstante, como luego explicaremos, esta circunstancia no supone una merma a la hora de tomar curvas con una solvencia razonable.

Por su parte, la habitabilidad no se ve perjudicada, así que el coche sigue situado en un escalón intermedio, un punto por debajo de las referencias en su segmento, como son el SEAT Ateca y el Kia Sportage. Eso significa que cuatro adultos de talla media viajan con un espacio suficiente. 

Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

Personalmente, lo que más me gusta de los híbridos enchufables es que puedes hacer muchas cosas muy bien con el apoyo eléctrico disponible. En este caso, podemos optar por ser incansables con el acelerador y sacar a relucir los 300 CV en cuanto tengamos vía libre, activando el modo Sport y dejando boquiabierto a más de uno.

Al contrario, también se puede organizar una 'competición' diaria (de tu casa al trabajo, por ejemplo) para ver cuántos kilómetros se realizan sin emplear el motor de gasolina con el programa Electric. En algunos casos, puede que entre semana no se gaste ni un euro de gasolina... 

Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

Además, con el Grandland X Hybrid4, también es posible disfrutar de dos ejes motrices, gracias al modo AWD, que 'fuerza' el funcionamiento del propulsor eléctrico trasero. Así, acercarnos a una estación de esquí o superar firmes con baja motricidad, por poner dos ejemplos prácticos, no supondrá ningún problema.

Como dicen que la virtud se encuentra en el término medio, optamos por conducir preferentemente con la opción Hybrid y los resultados fueron bastante buenos. En resumen, pudimos completar 120 kilómetros con apoyo eléctrico, la mayoría fuera de la ciudad, con un consumo medio de 4,7 litros cada 100 kilómetros.

Cuando se agotó la batería, reseteamos el ordenador de a bordo y marcamos algo más de 8,0 litros en un uso mixto. Por lo tanto, es posible obtener gastos inferiores a un SUV turbodiésel en una conducción normal y, si no disponemos de los motores eléctricos, las cifras no son disparatadas. 

Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021
Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

Por supuesto, no nos privamos de comprobar las prestaciones del coche y, efectivamente, el empuje es notorio y contundente, nada propio de un todocamino convencional. La combinación de los tres motores viene cargada de suavidad, pero también de una respuesta muy inmediata sea cual sea el régimen en el que estamos circulando.

Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

En general, el Opel Grandland X Hybrid4 presenta un tacto cómodo y una dirección bastante asistida. Esta configuración no impide superar curvas a un ritmo alegre y con una buena dosis de efectividad.

Como comentaba antes, el peso extra que supone la batería sobre el tren trasero multibrazo no ejerce de enemigo a la hora de transitar por tramos técnicos: el coche no se siente pesado ni torpe y la zaga acompaña bien la trazada planteada. 

Prueba Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate 2021

Ya habrás visto que a este coche se le puede sacar bastante partido en diferentes ámbitos y usos. Opel quiere que sea una versión cada vez más importante en el mix de ventas del vehículo y no ha dudado en aplicar un descuento directo muy jugoso, que llega a 7.209 euros.  

De este modo, el precio del Grandland X Hybrid4 Ultimate desciende hasta los 42.576 euros y debes tener en cuenta que existen ayudas gubernamentales (aunque hay que declararlas en la Renta anual). Ponte con la calculadora, porque si en tus trayectos diarios puedes evitar siempre la gasolina, vas a recuperar la inversión a pasos agigantados... 

Opel Grandland X Hybrid4 Ultimate

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.598 cm³
Potencia 200 CV a 6.000 rpm
Par máximo 300 Nm a 3.000 rpm
Motor Delantero de 110 CV y trasero de 113 CV
Batería 13,2 kWh
Autonomía eléctrica 59 km
Caja de cambios Automática, 8 velocidades
0-100 km/h 6,1 s
Velocidad máxima 235 km/h
Tracción Integral
Longitud 4,47 m
Anchura 1,85 m
Altura 1,60 m
Peso en vacío 1.800 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 390 l
Precio base 42.576 euros