Casi todas las marcas cuentan con vehículos de elevado pedigrí, desarrollados por divisiones deportivas propias, capaces de extraer lo mejor de automóviles de serie y convertirlos en unidades de altas prestaciones. Es el caso de BMW con su departamento M o de Volkswagen con R GmbH, por poner dos ejemplos. 

Con esta lista que aquí te proponemos, hemos querido recordar los modelos que inauguraron estas secciones especializadas. Los más veteranos pertenecen a la década de los 90, mientras que el más joven apenas tiene cinco años. Antes de pinchar en la flecha lateral de la imagen, intenta recordar algunos y comprueba si has acertado.