“El asiento es el mejor giroscopio del mundo, y cuando tienes que hacer que un coche sea bonito para conducir, es más eficaz que cualquier ordenador”. Son las palabras de Loris Bicocchi, probador de superdeportivos profesional desde hace más de tres décadas.

Justo como este Bugatti, el protagonista del vídeo. Loris se puso al volante del Centodieci durante cinco vueltas a velocidades superiores a los 300 km/h, nada fácil de hacer con un periodista como copiloto tratando de sacarle unas palabras sobre cómo prueba los coches.

Bugatti Centodieci en Nardò

La pista de Nardò, en Puglia, es el campo de pruebas más grande de Italia, donde cientos de prototipos ven la luz por primera vez y empiezan a cobrar vida. En este asfalto fuimos testigos de la sesión de puesta a punto del Bugatti Centodieci, el modelo especial desarrollado por la marca de Molsheim para celebrar el 30 aniversario del EB110.

Curiosamente, nuestro piloto en el día de hoy, Loris, participó en la creación del EB110, una bestia V12 de 560 CV que pasaba de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y que logró el récord del vehículo de producción más rápido en su época, con 342 km/h, además de ser el coche alimentado con gas natural más veloz.

Bugatti Centodieci en Nardò
Bugatti Centodieci en Nardò
Bugatti Centodieci en Nardò

Años después, sigue deleitándose con los hiperdeportivos de la marca francesa, pero Bicocchi fue claro sobre su trabajo con el EB110: “Fue mi mejor experiencia profesional. Aún disfruto cuando lo recuerdo”.

El Centodieci, el quinto coche de producción más caro del mundo y del que solo se han fabricado diez unidades, es todo un emblema para Bugatti. Este automóvil tiene un fuerte valor simbólico, pues gracias a él todo el planeta pudo conocer en 2019 la historia del Bugatti más italiano.

Galería: Bugatti Centodieci en Nardò

Lo que hizo que nuestra experiencia fuera aún más especial fue el hecho que nos subimos a un coche imposible de comprar y de encontrar en la carretera. Hablamos, precisamente, del EB110, al que vimos retar a los pianos de la pista de Nardò con su estructura en fibra de carbono y aerodinámica activa.

Las sensaciones son indescriptibles, pero documentarlas en vídeo fue algo que queremos compartir con nuestra audiencia, intentando, además, contar el valor del piloto de pruebas, un trabajo muy deseado del que se sabe muy poco. Llegados a aquí, pónganse cómodos para descubrir cómo es probar un Bugatti Centodieci a toda velocidad, pero, sobre todo cómo lo hace Loris Bicocchi.