Un duelo entre dos de los hiperdeportivos más rápidos del planeta, pero, ¿cuál ganará en la comparativa teórica?

Recientemente hemos conocido el acuerdo entre Rimac Automobili y Bugatti. Ambas marcas de hipercoches han unido sus fuerzas para crear una nueva empresa llamada Bugatti-Rimac, con el plan de crear vehículos eléctricos de alto rendimiento en un futuro no muy lejano.

En esta asociación empresarial donde los socios comparten riesgos de capital y los beneficios según las tasas acordadas, también está Porsche, aunque no da nombre a ningún elemento de la nueva compañía.

Mate Rimac

Rimac tiene por delante el desafío de ayudar a Bugatti, ya consolidado en la automoción, en la creación de un hiperdeportivo eléctrico. Aún se desconoce qué modelo puede ser o si será el heredero del Chiron y su afamado motor W16, aunque es posible que sea un híbrido.

Mientras, Mate Rimac, fundador de la marca croata, ha afirmado que los futuros Bugatti no serán vehículos Rimac con la insignia francesa. Es por ello que hoy hemos querido establecer un cara a cara con los dos hipercoches de estas firmas, el Rimac Nevera y el Bugatti Chiron, y comparar las cifras entre la electricidad y la gasolina. Allá vamos.

Rimac Nevera
Bugatti Chiron récord 0-400 km/h

Hiperdeportivos distintos, potencia similar

Es algo extraño pensar que dos de los coches más veloces del planeta utilizan fuentes de energía totalmente opuestas. Por un lado, está el Rimac Nevera, impulsado por sus cuatro motores eléctricos que generan 1.914 CV, mientras que el Bugatti Chiron obtiene la potencia de un propulsor de combustión interna W16, de 8,0 litros, que entrega 1.500 CV. Hablando de potencia, el par motor máximo del Nevera se sitúa en 2.360 Nm, por los 1.600 Nm del Chiron, una diferencia bastante grande.

En cuanto a sus dimensiones, estos coches tan diferentes entre sí en el plano mecánico, son muy parecidos. El Nevera es 20 centímetros más largo que el Chiron, pero también es un poco más estrecho (4 cm) y tienen casi la misma altura. La distancia entre ejes es similar, 2,74 metros para el croata y 2,71 metros para el francés.

  Rimac Nevera Bugatti Chiron
Longitud 4,75 m 4,54 m
Anchura 1,98 m 2,03 m
Altura 1,20 m 1,21 m
Distancia entre ejes 2,74 m 2,71 m
Neumáticos 275/35 R20
315/35 R20
285/30 ZR20
355/25 ZR21
Peso en vacío 2.150 kg 1.995 kg
Relación peso/potencia 1,12 kg/CV 1,30 kg/CV

La mayor diferencia se halla en el peso, pues el Bugatti Chiron es 155 kilogramos más ligero que el Rimac Nevera. Esto es debido a la batería de litio-manganeso-níquel de 6.960 celdas del hipercoche eléctrico, que lo eleva hasta los 2.150 kilogramos totales. No obstante, el Nevera tiene una relación peso/potencia de 1,12 kg/CV, algo mejor que el Chiron, que firma 1,30 kg/CV.

Rimac Nevera
Bugatti Chiron en Estados Unidos

Ambos vehículos poseen tracción total, pero el eléctrico manda la fuerza a cada rueda de manera individual, y el Chiron usa un sistema clásico con ejes de transmisión y dos diferenciales. Otra de las distinciones entre uno y otro se encuentra en su caja de cambios, pues el Chiron emplea una automática de doble embrague y siete velocidades, mientras que la del Nevera es de solo dos marchas.

  Rimac Nevera Bugatti Chiron
Motor Cuatro motores eléctricos de imán permanente W16 de 8,0 litros de gasolina, con cuatro turbos
Potencia 1.914 CV 1.500 CV
Par motor 2.360 Nm 1.600 Nm
Cambio Automático, dos velocidades Automático, siete velocidades
Tracción Integral Integral

Rivales por la velocidad

Estos dos coches son los representantes de dos escuelas técnicamente contrarias. Sin embargo, ambos están en las mismas luchas por los récords de tiempo de aceleración, velocidad y un sinfín de pruebas dedicadas a la rapidez. El Bugatti Chiron obtiene el punto en la velocidad máxima, ya que es capaz de alcanzar los 420 km/h, pero el Nevera se toma la revancha en la aceleración de 0 a 100 km/h, ya que la completa en solo 1,97 segundos.

Esto no solo es así hasta los 100 km/h. El Rimac puede ponerse desde parado a 300 km/h en 9,3 segundos, lo que significa que es cuatro segundos más rápido que el Chiron, algo impresionante. Igual de sorprendente que la diferencia entre las emisiones de CO2, pues el Nevera, al ser eléctrico, es cero emisiones, mientras que el Chiron alcanza los 516 g/km.

En autonomía vuelve a vencer el Nevera, con un total de 550 kilómetros declarados, por los 444 kilómetros del Chiron. Esto se logra gracias a una batería de 120 kWh, que gana al depósito de gasolina de 100 litros.

  Rimac Nevera Bugatti Chiron
Velocidad máxima 412 km/h 420 km/h
Aceleración 0-100 km/h 1,97 segundos 2,4 segundos
Aceleración 0-300 km/h 9,3 segundos 13,1 segundos
Consumo y emisiones CO2 N.D. - 0 g/km 22,5 l/100 km
Capacidad de la batería/tanque 120 kWh 100 l
Autonomía 550 km 444 km

Tras todas estas diferencias, algo en lo que se asemejan es en el precio, rondando los dos millones de euros. El Rimac Nevera está disponible a partir de la cifra anteriormente citada, mientras que el Bugatti Chiron cuesta 2,5 millones de euros, sin modificaciones ni personalizaciones, eso sí.

  Rimac Nevera Bugatti Chiron
Precio base 2 millones de euros 2,5 millones de euros
Producción 150 unidades 500 unidades

En cuanto a su producción, Rimac fabricará 150 unidades numeradas y firmadas por el fundador, mientras que Bugatti tiene una producción de 500 ejemplares, incluyendo las series especiales, como el Super Sport o el Pur Sport. Ahora es tu turno y decidir cuál es tu favorito.