Estética, motor, precio... Te contamos todo sobre estos dos icónicos hiperdeportivos.

Si hay un modelo del que Bugatti puede estar orgulloso, ese es del EB110. Así lo considera igualmente el propio fabricante francés, que no ha dudado en crear el Centodieci, un hiperdeportivo muy especial, tomando como referencia espiritual el vehículo producido en los años 90. 

En ambos casos, hacen referencia a dos 110 aniversarios. El EB110 recordaba el nacimiento de Ettore Bugatti en 1881, un inmigrante italiano en Francia, que fundó la empresa en Molsheim. Por su parte, el Centodieci conmemora el cumpleaños de la marca gala, creada en 1909. 

El EB110 y el Centodieci son dos coches muy diferentes y, a su vez, muy parecidos. Para que puedas entender esta paradoja, los sometemos a una comparativa 'virtual', en la que tratamos una gran variedad de ámbitos: motor, estética, precio... 

W16 contra V12

El corazón del Centodieci es el conocido bloque 8.0 W16, con cuatro turbocompresores, que para la ocasión entrega 1.600 CV. Si a los 100 CV extra respecto al Chiron, añadimos que pesa 20 kilos menos que su 'hermano', el resultado es una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,4 segundos, de 0 a 200 en 6,1... ¡y de 0 a 300 en 13,1!

La velocidad máxima está limitada a 380 km/h, posiblemente, para no quitar el centro al Chiron Sport, que alcanza los 420. Desde luego, son unas prestaciones exageradas y difíciles de imaginar en vivo. 

Bugatti Centodieci
Bugatti EB110

Curiosamente, el EB110 también se beneficiaba de cuatro turbos, eso sí, montados en un propulsor algo más 'modesto'. Nos referimos a un bloque 3.5 V12, capaz de desarrollar 560 CV en la versión GT y 612 en la SS.  

La versión 'de acceso', con 1.620 kilos de peso, firmaba una velocidad máxima superior a los 340 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 3,5 segundos. Por su parte, la Super Sport, con 150 kilos menos en la báscula, se iba más allá de los 350 km/h. 

Sin duda, unos valores excepcionales que hicieron del EB110 el coche más rápido del mundo en la década de los 90. De hecho, esas cifras dejarían pálidos a muchos superdeportivos de la actualidad.

Galería: Bugatti Centodieci

Diseño: perdura el pasado

En contraposición a las formas sinuosas del Chiron, en el Centodieci predominan las líneas angulosas. El diseño del paragolpes frontal, con tomas de aire horizontales, recuerda poderosamente al del EB110. 

Lo mismo sucede con los faros, que se alargan hasta prácticamente la mitad del capó, y con las tomas de aire adyacentes, en posición vertical. 

Bugatti Centodieci
Bugatti EB110

Los amantes del EB110 seguro que saben que, para distinguir el GT del SS, bastaba mirar detrás de las ventanas laterales: si había cinco pequeñas tomas de aire ovaladas, se trataba de la versión con 612 CV. Un detalle que también caracteriza al Centodieci, cuya vista lateral es prácticamente la evolución natural de su antecesor. 

Bugatti Centodieci
Bugatti EB110

Finalmente, en la zaga, el Centodieci se separa más acusadamente del EB110, por las necesidades técnicas que conlleva la instalación de un motor tan potente. Eso sí, el Bugatti moderno conserva la cubierta fija de su antepasado, si bien suma más tomas de refrigeración. Asimismo, la iluminación resulta mucho más espectacular. 

Bugatti Centodieci
Bugatti EB110

Precios, la exclusividad permanece

Si hablamos de unidades a la venta, el EB110 sumó 123 entre GT y SS, con precios que oscilarían entre los 400.000 y los 500.000 euros actuales (teniendo en cuenta la inflación). Eso sí, en algunas subastas, se ha llegado a pagar más de 2 millones por un EB110 SS. Por su parte, tan solo se van a fabricar 10 ejemplares del Centodieci, por 8 millones de euros cada una. Todas cifras mareantes...