Impactante visualmente, el SUV compacto de corte coupé brinda una conducción excitante.

Si solo aplicásemos la razón en la compra de un vehículo, ningún modelo de fisonomía coupé debería barajarse entre las primeras opciones. En cambio, cuando entra en juego el corazón, estos coches comienzan a escalar en el listado de posibles adquisiciones. 

El Audi Q3 Sportback 2019 es la derivación deportiva del Q3, en lo que a la imagen exterior se refiere. De aspecto musculoso, curiosamente, resulta algo más estrecho del modelo que deriva. En concreto, los 1,84 metros de anchura que declara suponen una pérdida de, aproximadamente, un centímetro. 

Galería: Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

Por su parte, la longitud alcanza los 4,50 metros, 1,5 centímetros mayor, debido a los paragolpes específicos, mientras que la altura se queda en los 1,55 metros, casi 3,0 centímetros más bajo que el Q3, debido a la obvia caída del techo a partir del pilar B.

En esta primera prueba, te vamos a desgranar los puntos más interesantes de un vehículo destinado a los sentidos. Desde luego, a pesar de que comparte muchos códigos estéticos con el Q3, lo cierto es que posee suficientes elementos exclusivos para poderlo diferenciar al primer vistazo.

Por ejemplo, los paragolpes se toman de la línea S line del Q3 y pueden llevar inserciones cromadas que no se contemplan en su 'hermano'. Además, la trama de la parrilla es en forma de panal de abeja y las líneas de tensión de los laterales dibujan nuevas formas.

Suma también los hombros más abultados y marcados, junto con una zaga de mayor poderío visual, a partir de una luneta de menor tamaño, un spoiler alargado y los pilotos traseros, que se extienden hacia el interior, con forma de cuña. 

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

Después de estas pinceladas de diseño, toca centrarse en el apartado práctico, donde el Audi Q3 Sportback 2019 no ofrece la misma amplitud interior del Q3... algo que no resulta una sorpresa y que los potenciales clientes de este coche estarán dispuestos a asumir.

Hacemos referencia a unas plazas traseras solo acordes a adultos de talla media (en el entorno de los 1,75 metros), en las que se pierden varios centímetros para las piernas y las cabezas de los ocupantes. No obstante, la segunda fila continúa ofreciendo una destacada regulación longitudinal, cifrada en 13,0 centímetros, y los respaldos pueden regularse en inclinación.

Sorprendentemente, la capacidad del maletero no se ve perjudicada y mantiene unos más que destacados 530 litros. Eso sí, la cifra resultante al abatir los asientos posteriores, 1.400 litros, es 125 menos que la del Q3. 

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

Por lo demás, el habitáculo conserva el diseño ya conocido, si bien integra de serie una instrumentación digital de diseño fijo, que se complementa con la Audi virtual cockpit, personalizable, con pantallas de 10,25 o 12,3 pulgadas (esta última, denominada plus y con nuevos gráficos deportivos).  

Asimismo, se adoptan interesantes inserciones en Alcantara en el salpicadero y los reposabrazos, con diferentes colores a elegir, y monitores centrales, táctiles, de 8,8 o 10,1 pulgadas. 

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

A la hora de lograr un tacto más eficaz en curvas, Audi ha integrado en el equipamiento de serie dos elementos realmente interesantes. Por un lado, la suspensión deportiva, de tarado fijo, y por otro, la dirección progresiva, con asistencia y desmultiplicación variables.

Sin aumento de precio, el cliente puede escoger la suspensión estándar del Q3, más orientada al confort, y con un desembolso extra, la adaptativa damper control, con amortiguadores regulables electrónicamente.

El control dinámico de la conducción Audi drive select, con seis programas (incluido el offroad), también forma parte de la dotación de fábrica, al igual que las llantas de aleación de 17 pulgadas, los faros con tecnología de tipo LED y varias ayudas electrónicas a la conducción, como los sistemas de alerta por cambio involuntario de carril y de control del ángulo muerto, así como el asistente de frenada de emergencia automática.

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

Mecánicamente, el Audi Q3 Sportback 2019 adopta motores conocidos dentro de la gama del fabricante alemán. Todos turboalimentados, los de gasolina, pertenecientes a la familia TSI, cubican 1,5 y 2,0 litros y entregan 150 y 230 CV, respectivamente.

El de acceso a la gama integra el sistema de desconexión selectiva de cilindros (CoD) para reducir consumos y emisiones, y se asocia a una caja manual de seis marchas. A finales de año, dispondrá del sistema 'mild-hybrid', con red eléctrica de 48V, una mecánica que se asociará obligatoriamente a la transmisión automática de doble embrague S tronic, con siete marchas.

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

Como no podía ser de otra manera, la opción de 230 CV trabaja junto al propio cambio S tronic y al sistema de tracción total quattro, con embrague hidráulico multidisco de tipo Haldex.

Por supuesto, Audi sigue confiando en el diésel (no hay más que ver su nueva familia S) y ofrece un bloque de 2,0 litros con dos niveles de potencia, 150 y 190 CV. En ambos casos, solo pueden elegirse con la transmisión S tronic, si bien el menos potente dispone de un único eje motriz, el delantero.   

La gama para el mercado español comprende el modelo básico, más las líneas Advanced (2.800 euros extra), S line (2.000 euros sobre el Advanced) y Black line (otros 2.000 euros sobre el S line). Los precios parten de 39.220 euros y finalizan en 57.640. La diferencia con un Q3 está en el entorno de los 2.500 euros, si bien el Sportback aglutina más equipamiento de serie, como ya hemos comentado anteriormente. 

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

Los primeros kilómetros con el Audi Q3 Sportback los hemos realizado, principalmente, con la versión de 230 CV y la suspensión adaptativa damper control.

El motor, lleno de fuerza desde prácticamente el ralentí y con una suavidad mayúscula a la hora de subir de vueltas, proporciona prestaciones destacadas, como lo confirman los 233 km/h de velocidad máxima y los 6,5 segundos que tarda el coche en acelerar de 0 a 100. Asimismo, se combina a la perfección con la transmisión S tronic, que dispone de modo Sport y levas. 

Los 10,1 litros cada 100 kilómetros que hemos registrado no nos parecen nada desproporcionados, habida cuenta de la conducción exigente practicada. A ritmos constantes, sin fuertes aceleraciones ni frecuentes recuperaciones de velocidad, estamos convencidos de que podríamos quitar alrededor de 2,0 litros a esa cifra.

Audi Q3 Sportback 2019, primera prueba

En materia dinámica, el coche 'devora' las curvas rápidas con una facilidad pasmosa y se muestra muy poco subvirador en las más lentas. En el modo más confortable de la suspensión, el Q3 Sportback 2019 no peca de movimientos amplios de la carrocería, mientras que en el más deportivo, no se convierte en un vehículo demasiado incómodo.

De esa forma, aunque no hay un cambio extremo de concepción entre los tres programas disponibles, lo cierto es que este SUV proporciona una respuesta siempre muy agradable. Es más, antes irregularidades constantes, no se descoloca y continúa ofreciendo una precisión de guiado exquisita.  

Desde luego, todo aquel que no necesite un SUV con unas plazas traseras extraordinariamente amplias, debería ir haciendo más caso al corazón que a la cabeza. Porque, al fin y al cabo, qué bonita sensación es la de sentir un cosquilleo especial cada vez que te acercas a tu coche, ¿verdad?

Audi Q3 Sportback 45 TFSI quattro S tronic Black line

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.984 cm³
Potencia 230 CV entre 5.000 y 6.700 rpm / 350 Nm entre 1500 y 4400 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague S tronic, 7 velocidades
0-100 km/h 6,5 s
Velocidad máxima 233 km/h
Consumo 8,6 l/100 km
Tracción Integral quattro
Peso en vacío 1.700 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 530 l
Precio base 57.640 euros