El todocamino alemán da un paso al frente y actualiza todos sus motores.

Bajo el prisma de la reducción de consumos y emisiones contaminantes, Opel ha introducido en el Grandland X 2020 una gama de propulsores más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Como casi todos sabréis, el pasado 1 de septiembre entró en vigor la nueva legislación en materia anticontaminación, conocida como Euro 6d-TEMP, a la que se han añadido dos términos adicionales: EVAP e ISC.

Galería: Primera prueba Opel Grandland X 2020

Simplificando las explicaciones técnicas al máximo, estas nuevas abreviaturas son pasos intermedios que ha de cumplir un automóvil, fabricado a partir de la fecha mencionada anteriormente, hasta que se implante, en enero de 2020, una nueva variación de la Euro 6d-TEMP-EVAP-ISC.

El primero o EVAP (emisiones por evaporación) es una prueba que mide la cantidad de hidrocarburos que se evaporan en 48 horas, solo en automóviles de gasolina, procedentes del sistema de alimentación de carburante y el depósito y que, como máximo, pueden llegar a ser de 2 gramos.

El segundo término o ISC (In Service Conformity) hace referencia a unas pruebas que aseguran que los automóviles sigan cumpliendo las homologaciones anticontaminantes cinco años después de haberse puesto a la venta o tras haber recorrido 100.000 kilómetros.

Al grano

La gama de motores del Opel Grandland X 2020, que analizamos en esta prueba, está encabezada por el propulsor tricilíndrico de gasolina 1.2, con inyección directa y turbocompresor, que desarrolla 130 CV. Puede asociarse a un cambio manual de seis relaciones o a una transmisión automática con convertidor de par de ocho velocidades.

A continuación, aparece el motor 1.6 Turbo, de cuatro cilindros e inyección directa, que rinde 180 CV y solo puede adquirirse junto al cambio automático de ocho marchas.

En ciclo diésel, existen dos opciones de cuatro cilindros con turbocompresor: un 1.5 CDTI de 130 CV, con caja de cambios manual de seis relaciones o automática con convertidor de par de ocho, o un 2.0 CDTI con 180 CV, que va unido, exclusivamente, a la transmisión automática de ocho velocidades.

Primera prueba Opel Grandland X 2020

En carretera y…

En nuestra prueba, tuvimos la oportunidad de conducir los motores 1.5 CDTI y 1.2 Turbo, unidos, ambos, a la caja de cambios manual de 6 velocidades y la tracción delantera. El confort de marcha y la buena insonorización son dos de las virtudes más destacables en el Opel Grandland X.

El primero, como sus siglas indican, está alimentado con gasoil y ofrece 130 CV. Es un motor, en líneas generales, progresivo y de consumo reducido. Empieza a empujar por encima de las 1.500-1.600 rpm y llega con ganas hasta más allá de las 4.000 vueltas. No es un propulsor que transmita sensaciones de mucho brío, como he dicho antes, su mejor cualidad es la progresividad. Permite velocidades de crucero muy razonables y los consumos de combustible son bastante bajos.

El segundo motor tiene una arquitectura de tres cilindros en línea y, a diferencia de su hermano de gama, recurre a la gasolina. Tiene una cilindrada de 1,2 litros y también entrega 130 CV. A pesar de ser una mecánica tricilíndrica no se amedranta y sorprende su capacidad de recuperación, sobre todo, cuando queremos realizar algún adelantamiento y circulamos en una marcha larga. Se muestra ágil y brioso por encima de las 1.800-1.900 rpm y, a partir de las 2.000, empuja con ganas hasta llegar a las 5.500.

Primera prueba Opel Grandland X 2020

…fuera de ella

Al abandonar el asfalto, y hablamos de transitar por una pista de tierra y gravilla, el Opel Grandland X de tracción delantera circula sin dificultad. No es un coche desarrollado para rodar sobre este tipo de terrenos, se defiende sin más, entre otras cosas, porque, para eso, la monta de neumáticos tendría que estar menos enfocada a circular por carretera: nuestras unidades de prueba calzaban llantas de 19 pulgadas y neumáticos en medida 235/50 R19.

Si pretendes hacer un uso más campero o conducir sobre firmes en mal estado, tienes la posibilidad de adquirir variantes con el sistema de control de tracción ampliado IntelliGrip, que mejora la capacidad de tracción y ofrece cinco modos de conducción diferentes: normal, nieve, barro, arena o ESP Off.

Primera prueba Opel Grandland X 2020

Híbridos enchufables

Tal y como trascurren los tiempos, el Opel Grandland X no quiere ser menos y también cuenta con dos variantes electrificadas. La primera se conoce como Grandland X Hybrid PHEV y la segunda como Grandland X Hybrid4. Ambas se basan en un motor de gasolina 1.6 turboalimentado de inyección directa y una batería de iones de litio, que se asocian a una o dos unidades eléctricas, dependiendo de la versión escogida.

De este modo, la menos potente ofrece tracción a las ruedas delanteras y 225 CV y la más poderosa, 300 CV y tracción integral. Gracias a la batería eléctrica, pueden recorrer 52 kilómetros en modo totalmente eléctrico.

Ya están a la venta en los concesionarios, y las primeras entregas se harán en los meses que abarcan desde febrero hasta abril del próximo año, dependiendo de la versión elegida.

Galería: Opel Grandland X Hybrid 4 2019 (híbrido enchufable)

Equipación puntera

El Opel Grandland X es un coche a la última. Entre la dotación del vehículo, y dependiendo de la variante elegida, aparecen numerosas ayudas electrónicas a la conducción de última generación, como son, entre otras, la alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada automática de emergencia, los controles de cansancio del conductor, de ángulo muerto, de cambio involuntario de carril y de la velocidad de crucero adaptativo con función de parada y arranque y el sistema de aparcamiento asistido.

Para los amantes de la conectividad, el modelo alemán oferta un sistema multimedia con pantalla táctil de hasta 8,0 pulgadas, que aglutina equipo de sonido, lector de USB, Bluetooth, control por voz y navegador y permite la conexión de teléfonos inteligentes, compatibles con protocolos Apple CarPlay y Android Auto. Tampoco falta el cargador inalámbrico por inducción.

Los precios, sin contar promociones vigentes, arrancan en los 26.200 euros del Opel Grandland X Selective 1.2 Turbo S/S 130 CV, con cambio manual, y llegan hasta los 53.000 euros del Grandland X Ultimate Hybrid4 1.6 Turbo 300 CV 4x4, con transmisión automática de 8 velocidades.

Opel Grandland X Selective 1.2 Turbo S/S 130 CV Manual

Motor Gasolina, 3 cilindros en línea, turboalimentado, 1.199 cm3
Potencia 130 CV a 5.500 rpm / 230 Nm a 1.750 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h 11,1 s
Velocidad máxima 189 km/h
Consumo 5,9 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.370 kg
Número de asientos 514 l
Precio base 26.200 euros