Ponemos a prueba este SUV, con 184 CV de potencia, tracción total y un consumo de combustible bastante moderado.

En su quinta generación, el Honda CR-V 2019 se está adentrando en nuevos terrenos. Y no, no lo decimos literalmente, en el sentido de que el SUV haya vuelto a convertirse en un modelo con el que vivir aventuras fuera del asfalto. Más bien, en que ha comenzado a ofrecer 'utilidades' nunca vistas en la gama.

Así, tras empezar a comercializar una variante de siete plazas, potenciando su aspecto familiar, ahora, llega la versión híbrida, que recibe el nombre de Honda CR-V Híbrido 2019. Y precisamente, ese es el modelo que ponemos a prueba, en vídeo, en la sección ¿Qué coche comprar?

La nueva mecánica híbrida i-MMD (o Intelligent Multi-Mode Drive) es un tanto compleja, pero bastante efectiva. Básicamente, se compone de un motor atmosférico de gasolina, con 2,0 litros de cilindrada y 145 CV de potencia, dos unidades eléctricas (que actúan como generador y propulsor), una batería de iones de litio (de 1kWh de capacidad), una unidad de control y una transmisión fija, en lugar de la tradicional caja de cambios.

Con 184 CV y 5,5 litros de consumo

¿En qué se traduce todo esto? En una potencia máxima combinada de 184 CV y un consumo de 5,5 litros cada 100 kilómetros. Respecto a las prestaciones, son más que correctas, ya que alcanza los 180 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 en 9,2 segundos.

En el caso de esta unidad, con tracción total AWD, el esquema es similar al de la versión con motor 1.5 de combustión. Está dotado de un embrague multidisco, encargado de desacoplar el eje trasero, cuando no es necesario, de cara a reducir la resistencia mecánica y mejorar la eficiencia.

¿Quieres conocer más detalles? Entonces, échale un vistazo a la videoprueba.