En su quinta entrega, el SUV de Honda estrena un sistema de propulsión híbrido, con 184 CV de potencia, que asegura unos buenos consumos.

En esta quinta generación, uno de los pioneros del segmento SUV no para de sorprendernos. Si en un primer momento, el Honda CR-V 2019 llamó nuestra atención con el estreno de un habitáculo configurado para cinco o siete ocupantes, según las necesidades del conductor, ahora, hemos podido poner a prueba la nueva versión híbrida.

A modo de resumen, diremos que esta variante, conocida como Honda CR-V Hybrid 2019, mantiene las cualidades del modelo estándar (amplitud, dinámica, calidad de realización...), al tiempo que añade el sistema de propulsión híbrido i-MMD (Intelligent Multi-Mode Drive), que asegura unos consumos más que razonables y le permite lucir la etiqueta Eco de la DGT.

Lanzado en el año 1995, el CR-V llegó a España un poco más tarde, en 1997. En ese momento, le tocó abrir una nueva vía, la de los SUV. Ahora, 21 años después, es el encargado de iniciar otra tendencia, de movilidad sostenible, que ayude a conseguir el objetivo de la marca para 2025, cuando las dos terceras partes de todos los Honda que se vendan en Europa deberían estar electrificados.

Un camino en el que recoge el testigo de los últimos híbridos que la marca comercializó en nuestro mercado: Civic (2003-2009), Insight (2009-2012), CR-Z (2010-2012) y Jazz (2011-2015).

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

Las claves del sistema híbrido i-MMD

En esencia, el esquema de propulsión de este todocamino híbrido se resume en un propulsor atmosférico de gasolina, con 2,0 litros de cilindrada y 145 CV de potencia, dos unidades eléctricas (generador y propulsor), una batería de iones de litio (de 1kWh de capacidad), una unidad de control y una transmisión fija, en lugar de la tradicional caja de cambios.

Otra de las claves, es que el sistema gestiona los modos de propulsión, de forma automática e inteligente, entre tres programas:

- EV Drive: la batería suministra electricidad al motor de propulsión directamente. Conducción 100% libre de emisiones, con una autonomía de unos 2 kilómetros. 

- Hybrid Drive: el motor de combustión alimenta al generador, que transmite la energía a las ruedas, a través del motor de propulsión eléctrico.

- Engine Drive: la mecánica de gasolina propulsa las ruedas, directamente, a través de un mecanismo de bloqueo del embrague. Destinado para transitar por carretera o autovía, entre velocidades de 80 y 120 km/h, por encima, cuenta con un empuje eléctrico adicional.

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

En cualquier caso, el conductor puede accionar un programa de máxima potencia (Sport), uno que asegura la mayor eficiencia (Econ) y uno de conducción 100% eléctrica (EV), desde tres botones ubicados en la consola central.

Además, aunque se prescinda de una caja de cambios como tal, justo a su izquierda, están colocados los cuatro pulsadores que permiten seleccionar la posición de parking (P), la marcha atrás (R), el punto muerto (N) y la de circulación normal (D).

¿Y las levas tras el volante? Pues desde ellas, se pueden gestionar la retención del vehículo, en cuatro posiciones, aumentando el efecto del freno motor y la regeneración de energía (que es la única fuente de alimentación de la batería).

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

184 CV y 5,3 litros cada 100 kilómetros

Por supuesto, hay versiones con tracción delantera y con cuatro ruedas motrices, que declaran distintas cifras de altura libre al suelo: 182 y 192 milímetros, respectivamente.

En el caso de las versiones AWD, su funcionamiento y disposición no varían frente a la versión con motor 1.5 de gasolina, ya que cuenta con un embrague multidisco, que permite desacoplar el eje trasero, cuando no es necesario, de cara a reducir la resistencia mecánica. Sin duda, es un enfoque diferente al de sus competidores, que emplean una unidad eléctrica adicional para mover el tren posterior.

En términos de potencia, el motor de combustión entrega 145 CV, mientras que la unidad eléctrica alcanza 184, para sumar una cifra combinada de también 184 CV.

Con estos datos se consiguen unas prestaciones razonables: 180 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, para el 4x2, y 9,2 segundos, para el 4x4. Respecto al consumo, la cifra homologada oscila entre 5,3 y 5,5 litros cada 100 kilómetros, dependiendo de la tracción escogida (6,3 y 6,4 litros 'reales', respectivamente, durante la prueba).

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

Honda CR-V Hybrid 2019: suave y refinado

Aunque hay un gráfico que informa sobre el funcionamiento del sistema de propulsión híbrido, en tiempo real, lo mejor es no entretenerse con él y conducir de forma natural, dejando que el coche 'haga su trabajo'. Al menos, así lo he hecho durante gran parte del recorrido, y las cifras de consumo obtenidas han sido excelentes. 

En marcha, me ha sorprendido la suavidad con la que funciona el coche, que siempre que puede se pone en marcha de forma 100% eléctrica. Una vez lanzado, las sensaciones son similares a las de un modelo convencional, en parte, por el confort de marcha que asegura.

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019
Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

Por un lado, por la reducida sonoridad del conjunto, gracias a los materiales aislantes y a un sistema de cancelación del ruido. Por el otro, por la comodidad que asegura la puesta a punto del chasis. Esa atmósfera tan solo se rompe en un momento: cuando circulando por autopista hay que afrontar ascensiones o cuando se acelera con decisión en maniobras de adelantamiento; en ambos supuestos, el ruido llega con claridad al habitáculo.

El motor responde con inmediatez y demuestra tener la fuerza suficiente como para desenvolverse con solvencia. Ahora bien, como todo híbrido, la conducción requiere un periodo de 'aprendizaje' y un cambio de chip, que te obliga a aprovechar mucho más las inercias, y dosificar mejor las frenadas, de cara a sacarle el máximo partido.  

Otro aspecto que está bien resuelto es el tacto del pedal del freno, que no tiene la típica respuesta artificial de otros híbridos.

Y, aunque ya no es un modelo tan ágil como en generaciones precedentes, en parte por el aumento de sus dimensiones, sigue siendo un coche de reacciones nobles, que transmite una elevada sensación de aplomo. Sobre todo, teniendo en cuenta que el sistema híbrido supone 120 kilos adicionales, 60 de ellos solo de la batería.

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

Honda CR-V Hybrid 2019: enfoque familiar

El espacio interior es muy bueno, en todas las cotas y plazas, aunque el SUV japonés debe renunciar al habitáculo configurado para siete ocupantes, como sucede en la versión con motor de combustión.

Principalmente, porque la batería se ubica en el espacio del doble fondo del maletero, donde se esconden los dos asientos adicionales. De este modo, la capacidad de carga también se ve reducida, de los 561 a los 497 litros.

Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019

Antes de finalizar, queda hablar del aspecto de las ayudas electrónicas a la conducción. De serie, toda la gama incluye el denominado paquete Honda SENSING. En este término, se incluyen el control de velocidad de crucero adaptativo i-ACC, sistemas de frenada de emergencia automática, con detección de peatones, de reconocimiento de señales de tráfico (TSR), de control del ángulo muerto (BSI)...

A partir de primeros de diciembre, se podrán realizar los primeros pedidos, para una gama que cuenta con cuatro acabados: Comfort, Elegance, Lifestyle y Executive. Las primeras unidades llegarán en febrero, mientras que los precios oscilan entre 34.200 y 46.850 euros, a faltar de conocer los descuentos oficiales. 

Honda CR-V Hybrid 2.0 i-MMD 2WD Comfort

Motor Híbrido, gasolina + eléctrico
Potencia 184 CV
Caja de cambios Transmisión directa
0-100 km/h 8,8 s
Velocidad máxima 180 km/h
Consumo 5,3 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.614 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 497 l
Precio base 34.200 euros

Galería: Primera prueba Honda CR-V Hybrid 2019