La pista del circuito de Bahrein es el escenario perfecto para evaluar la última evolución del Huracán.

Hay una luna increíblemente grande, colgando sobre nuestras cabezas; como si el atronador sonido del bloque V10 atmosférico, con 5,2 litros de cilindrada, que atruena en mitad del desierto de Bahrein, en plena noche, no fuera lo suficientemente surrealista.

Estamos al volante del Lamborghini Huracán EVO 2019, abreviatura de Evoluzione (evolución en italiano) y de inmediato, me queda claro que los cambios efectuados por la firma italiana en su superdeportivo de acceso a la gama se traducen en mucho más de lo que sugiere su darwiniano apellido.

Lamborghini Huracán Evo 2020

La fórmula más utilizada por un fabricante a la hora de actualizar un vehículo de estas características es añadir un poco de potencia, rediseñar el frontal, con unas nuevas ópticas, y reducir ligeramente la altura del vehículo, en busca de ganar un aspecto más deportivo.

Lamborghini es una marca que se dedica al negocio de vender superdeportivos de ensueño, según nos cuenta Mitja Borkert, jefa de Diseño del fabricante de automóviles italiano. Y para los clientes que ya tienen un Huracán, un nuevo frontal y 20 CV de potencia extra no significan un nuevo vehículo de compra obligatoria. No refleja el ideal de 'superdeportivo' que vive en el corazón de cada Lamborghini. Algo que han conseguido inyectar, incluso, en el nuevo SUV de la marca, el Urus.

No es el caso del Huracán EVO 2019, cuyo bloque V10 alcanza los 640 CV de potencia y 600 Nm de par motor. Estas cifras coinciden con las que ofrece uno de los modelos de pista más importantes de la actualidad: el Huracán Performante. Unos valores que, por cierto, superan en 30 CV y 40 Nm al Huracán de serie.

Pero como Maurizio Reggiani, el director técnico de Lamborghini, le comenta a Motor1.com, cada caballo de potencia adicional debe estar justificado; la firma italiana solo lo añadirá si mejora el rendimiento y hace que el automóvil sea más apasionante de conducir. Por lo tanto, el enfoque principal del EVO fue mejorar el plano dinámico del vehículo, y no solo añadir más potencia de manera indiscriminada.

Lamborghini Huracán Evo 2020

Aunque el EVO prescinde del sistema aerodinámico activo ALA, incluido de serie en el Huracán Performante, toda la aerodinámica del nuevo modelo ha recibido una profunda revisión. Lamborghini ha modificado cada elemento que interviene en este apartado y los cambios son asombrosos, según afirma Reggiani.

Lamborghini Huracán Evo 2020

El frontal luce un nuevo diseño, con un splitter doble integrado que mejora la admisión de aire y canaliza el flujo a alta velocidad, alejándolo de las ruedas delanteras para evitar turbulencias. La parte baja del vehículo también ha sido modificada, al igual que la zaga.

Para que te hagas una idea, el EVO disfruta de seis veces más carga aerodinámica que el Huracán de serie, al tiempo que tiene un coeficiente aerodinámico siete veces mejor que el Huracán de la anterior generación. Una mejoría realmente asombrosa.

Lamborghini Huracán Evo 2020

La parte trasera del EVO sí ofrece un conjunto visualmente nuevo. Lamborghini ha reubicado las colas de escape hacia arriba, en lo que parece un guiño a los modelos GT3 de la casa. Algo parecido sucede en el interior, que transmite cierta familiaridad, aunque resulta imposible ignorar la nueva pantalla HMI táctil, con un tamaño de 8,4 pulgadas.

Es similar a la que podemos encontrar en el Urus, e incluso incorpora una función de medición de tiempo y algunos datos de telemetría, como el ángulo de dirección o el porcentaje de la distribución de par en cada eje.

El EVO también se beneficia de la actualización de otros sistemas, como el de reparto selectivo de par o la dirección al eje trasero, para estar a la altura de la competencia. El cerebro encargado de gestionar todo este potencial es el denominado Lamborghini Dinamica Veicolo Integrata (LDVI).

Este sistema de control dinámico de la conducción está recibiendo, constantemente, datos de los diferentes sensores repartidos por el vehículo para, posteriormente, ajustar todos los sistemas de ayuda a la conducción. Pero más que reaccionar, los ingenieros de Lamborghini nos comentan que el LDVI está pronosticando qué puede suceder.

Es un sistema que anticipa su trabajo para saber dar la respuesta adecuada en cada momento. La centralita que alberga la CPU del sistema se comunica con los diferentes giroscopios y sensores, que analizan, en tiempo real, el centro de gravedad del automóvil, el ángulo de giro de las ruedas, la transferencia de carga en el balanceo de la carrocería, la inclinación y el giro de la misma. Toda esta información se utiliza para anticiparse a los próximos movimientos del conductor.

Lamborghini Huracán Evo 2020

Aunque pueda parecer que Lamborghini está tratando de seguir el ritmo del departamento técnico marcado por McLaren, el resultado obtenido en el EVO es puramente Lamborghini. Gracias a varias vueltas, divididas en una jornada completa de pruebas en el trazado de Fórmula 1 del circuito de Bahrein, pudimos conocer en profundidad el Huracán EVO 2019.

Las 15 curvas de la pista, las tres largas rectas y los cambios de elevación son entornos ideales, a alta velocidad, para constatar la aceleración del vehículo y el poder de frenado del mismo, así como la manera en que transfiere los pesos.

Lamborghini Huracán Evo 2020

Una vez sentados dentro del automóvil, levantamos la cubierta de encendido roja y presionamos el botón de arranque y parada del motor V10. Al igual que sucede con el Huracán de serie, el EVO dispone de tres modos de conducción.

El programa Strada está recomendado para el uso diario por ciudad y carretera. El Sport es ideal para explorar los límites del vehículo y el Corsa solo es recomendable para su uso en circuito. Como disponíamos de un tiempo limitado en la pista, decidimos 'obviar' el modo Strada y comenzar a rodar directamente en la configuración Sport.

Lamborghini Huracán Evo 2020

Formando una caravana que sigue al vehículo de un instructor de Lamborghini, salimos del 'pit lane' y nos acercamos a la curva uno, donde inmediatamente comprobamos el poder de frenado de las pinzas de seis pistones delanteras y traseras, que muerden los discos de freno carboceramicos.

La respuesta de los frenos es especialmente tranquilizadora, sobre todo, si hablamos de un vehículo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y de marcar una velocidad punta de 323 km/h. La asistencia variable de la dirección parece calibrada al milímetro, a la vista de la velocidad a la que negociamos los siguientes giros enlazados.

En poco tiempo, nos encontramos enfilando una larga recta y en un abrir y cerrar de ojos, procedemos a accionar el selector izquierdo de la transmisión automática de doble embrague de siete velocidades, para reducir de marchas hasta engranar la tercera marcha y afrontar la curva número cuatro.

Lamborghini Huracán Evo 2020

El modo Sport está actuando a la perfección, permitiendo deslizar ligeramente la zaga del vehículo, tal y como demuestran las ligeras marcas de goma de los Pirelli P Zero Corsa, que dejamos a la salida de cada curva. El coche está siempre bajo el control del conductor, un detalle que demuestra el trabajo de Lamborghini por hacer que la conducción del EVO sea accesible y divertida.

Lamborghini Huracán Evo 2020

El tercero de los modos de conducción es el denominado Corsa. Pretende ser el más puro de conducción, similar a uno de carreras. La sonoridad del motor se torna mucho más elevada, mientras que la zaga se vuelve más nerviosa.

Lamborghini nos ofrece un Huracán de serie en un pequeño circuito en forma de ocho, para hacer más amena nuestra espera entre prueba y prueba con el EVO. Algo que nos permite comprobar la respuesta de un Huracán 'normal' frente al EVO que conducimos en la pista.

El vehículo de acceso a la gama nos recuerda al instante lo divertido y emocional que es este coupé. Pero, una vez al volante del EVO, las diferencias son evidentes. Tras una prueba en otro circuito de conos que simula un slalom, deja al descubierto la mayor agilidad del EVO frente al Huracán convencional.

Lamborghini Huracán Evo 2020

Cuando el Lamborghini Huracán EVO 2019 llegue a los concesionarios, en la segunda mitad de este año, añadirá una serie de nuevas tecnologías, que lo convertirán en el Lamborghini más avanzado hasta el momento. Pero lo que es más importante, el EVO marcará un nuevo nivel de agilidad y diversión.

A pesar de lo abrumador de sus cifras de potencia y par, la principal virtud del EVO es lo sencillo que resulta conducir una 'bestia' con 640 CV, para conductores de diferentes niveles. Hablamos, de verdad, de un Huracán evolucionado, y en este sentido, el apellido EVO es más apropiado que nunca. Por cierto, si acudes al concesionario a por un Lamborghini Huracán EVO 2019, tendrás que desembolsar, como mínimo, 249.826 euros.

Lamborghini Huracán EVO 2019

Motor Gasolina, 10 cilindros en V, atmosférico, 5.204 cm3
Potencia 640 CV a 8.000 rpm / 600 Nm a 6.500 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague LDF, 7 velocidades
Velocidad máxima 325 km/h
0-100 km/h 2,9 s
Consumo N.D.
Tracción Integral
Peso en vacío 1.496 kg
Número de asientos 2
Capacidad del maletero N.D.
Precio base 249.286 euros

Galería: Primera prueba Lamborghini Huracán EVO 2019