La cuarta generación del SUV alemán aglutina más argumentos Premium que nunca.

Aunque ya no es el buque insignia de la familia X, tras ceder su puesto al nuevo X7, el BMW X5 2019 llega a su cuarta generación cargado de tecnología Premium, con más argumentos 4x4 que nunca y dotado de un habitáculo señorial y realmente espacioso. Este puede ser un resumen muy escueto del coche, pero vamos a aprovechar esta toma de contacto para desgranarte muchas más mejoras. 

Más largo, ancho y alto que su predecesor, la nueva entrega del todocamino alemán presenta unas dimensiones muy cercanas a las del X7, gracias a las que muestra un fantástico empaque al primer vistazo. Además, su destacada batalla de 2,97 metros le permite asegurar una gran habitabilidad para cinco adultos, mientras que sus voladizos más cortos aseguran mejores ángulos todoterreno.

Con las cifras sobre la mesa, el vehículo anuncia 4,92 metros de longitud, 2,00 de anchura y 1,74 de altura. Por su parte, declara unos positivos ángulos de entrada y salida de 25,2 y 22,3 grados, respectivamente, además de una altura libre al suelo de 21,4 centímetros y una profundidad de vadeo de 50 centímetros. 

En el plano estético, según nos han explicado desde BMW, los diseñadores han tenido la misión de continuar con la línea estética mostrada en los nuevos X3 y X4. Por dar algunas pinceladas, debemos destacar el doble riñón de grandes dimensiones, que es activo; es decir, se cierra cuando no hay necesidad de refrigerar el motor, para mejorar la aerodinámica y, por ende, reducir consumos y emisiones.

También son llamativos los juegos de llantas de aleación, que oscilan entre las 18 pulgadas de serie y las 22, las más grandes disponibles en la marca alemana. Asimismo, conviene resaltar que los faros de tipo LED forman parte de la dotación de fábrica, mientras que los BMW Laserlight, dotados con tecnología láser como apoyo a las luces largas, son opcionales y los únicos de este tipo en su segmento.

La zaga queda personalizada con salidas de escape más grandes y un portón dividido en dos secciones, una superior y otra inferior de menor tamaño, con apertura y cierre eléctricos. Esta solución permite cargar con facilidad el equipaje en un amplio maletero que ostenta 650 litros, ampliables a 1.870, si se abaten los asientos traseros en proporción 40/20/40. 

No debemos pasar por alto el habitáculo, en el que confluyen una impresionante carga tecnológica con un aspecto marcadamente lujoso. Las dos pantallas personalizables de 12,3 pulgadas, para la instrumentación y el sistema de infoentretenimiento, corroboran esta doble virtud. También, la consola central rediseñada, el gran brazo central entre los asientos delanteros y un amplio Head-up Display. 

Además de ser indudablemente Premium, el habitáculo también puede presumir de un gran espacio, como antes hemos mencionado, y de una tercera fila de asientos opcional. 

BMW X5 M50d
BMW X5 M50d

Suspensión adaptativa o neumática

El chasis del BMW X5 2019 incorporan, de serie, una suspensión adaptativa. Los más sibaritas disponen de otra neumática, capaz de variar en 8,0 centímetros la altura libre al suelo del conjunto. Además, es posible equipar al coche con un sistema de dirección a las cuatro ruedas, unas estabilizadoras activas y un diferencial trasero autoblocante con control electrónico. Todo, para que el SUV germano pueda camuflar con brillantez su peso, más de dos toneladas, y sus dimensiones, en tramos revirados. 

La cosa no acaba aquí, porque el modelo estrena el Paquete Off-Road, asociado obligatoriamente a la suspensión neumática. En él confluyen cuatro programas: xSnow, xGravel, xSand y xRocks, seleccionables en función del terreno por el que se circula. Por supuesto, no renuncia al control dinámico de la conducción Driving Experience Control, con los modos Sport, Comfort, ECO PRO y Adaptive. 

En el caso de la versión M Performance de la gama, denominada M50d, disfruta del chasis adaptativo Professional, con una puesta a punto más firme de la suspensión. 

BMW X5 M50d
BMW X5 M50d
BMW X5 M50d

Entre 265 y 400 CV

En materia mecánica, el BMW X5 2019 se comercializa con una variante de gasolina y dos turbodiésel. Todas ellas presentan motores turboalimentados, de 3,0 litros y seis cilindros en línea. La de gasolina, para la variante xDrive40i, entrega 340 CV, mientras que las dos restantes, destinadas a los acabados xDrive30d y M50d, desarrollan 265 y 400 CV, respectivamente. 

El propulsor de gasóleo más potente se beneficia de cuatro turbocompresores, dos de alta presión y otros dos de baja. Sea cual sea el bloque escogido, todos trabajan junto al cambio automático con convertidor de par Steptronic, de ocho velocidades, y al sistema de tracción total xDrive. 

El año que viene, llegará el híbrido enchufable xDrive45e, con 394 CV y una autonomía eléctrica de 80 kilómetros. Este SUV ecológico disfrutará de la Etiqueta 0 de la Dirección General de Tráfico. 

BMW X5 M50d
BMW X5 M50d

Conducción semiautónoma

Gracias a la tecnología Driving Assistant, el coche es capaz de realizar una conducción semiautónoma, manteniéndose en su carril y conservando la distancia de seguridad con el vehículo que le precede. Nosotros activamos esta opción en la primera prueba realizada y hemos de admitir que funciona a la perfección, incluso en tramos con curvas.   

Antes de finalizar toda la parte teórica, cabe recordar que el nuevo X5 ofrece el Sistema Operativo BMW 7.0, lo último de la marca alemana en materia de infoentretenimiento, así como funciones remotas (abrir o cerrar el coche, entre otras) a partir de la aplicación BMW Connected App. 

El coche ya está a la venta, entre 72.800 y 111.900 euros, y puede personalizarse con los acabados xLine, de aspecto todoterreno, y M Sport, de línea deportiva. 

2019 BMW X5 xDrive40i

Confortable y efectivo

La primera prueba del BMW X5 2019 nos ha dejado con muy buen sabor de boca. No en vano, hemos disfrutado de un vehículo con un aplomo y estabilidad sobresalientes en vías de primer orden. En ellas, el límite de 120 km/h se queda muy pequeño, en comparación con las prestaciones que puede alcanzar cualquier versión del coche.

Las curvas rápidas tampoco tienen secretos para este vehículo, sobre todo si montas la suspensión neumática y unos neumáticos traseros ¡con 315 milímetros de anchura!

Igualmente, en los tramos más lentos y técnicos, el coche ha sacado a relucir una efectividad impropia de sus kilos y sus dimensiones. No podemos equipararlo a un turismo, pero el límite dinámico solo lo encontraremos realizando una conducción muy deportiva. 

BMW X5 xDrive 30d

También nos ha convencido plenamente el binomio formado por el motor turbodiésel de 265 CV y la transmisión Steptronic. El empuje mecánico y la efectividad en los cambios de marcha salen a relucir en cuanto aplicamos fuerza en el acelerador. De hecho, teniendo en cuenta los límites de velocidad españoles, parece la opción más sensata. 

La mayor sorpresa de la jornada ha venido dada por la capacidad 'off road' del coche. Tanto en terrenos arenosos como en fuertes desniveles, el Paquete Off-Road del X5 supuso una inestimable ayuda, tanta que parece innecesaria una reductora, ya que superó importantes obstáculos 4x4, algo que casi nunca, por no decir jamás, afrontará la mayoría de clientes. 

En definitiva, el SUV alemán llega cargado de razones de compra y demuestra que todo en esta vida puede mejorarse...

BMW X5 xDrive30d 2019

Motor Diésel, 6 cilindros en línea, turboalimentado, 2.993 cm3
Potencia 265 CV a 4.000 rpm / 620 Nm entre 2.000 y 2.500 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par Steptronic, 8 velocidades
0-100 km/h 6,5 s
Velocidad máxima 230 km/h
Consumo 6,0 l/100 km
Tracción Integral xDrive
Peso en vacío 2.110 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 650 l
Precio base 76.000 euros