Aunque lleva varios años en el mercado, este todocamino urbano sigue siendo muy apetecible.

Desde su aparición en 2013, el Peugeot 2008 ha sido uno de los todocaminos urbanos más exitosos del mercado. Y no por casualidad, sino porque se trata de un SUV con grandes argumentos, como una imagen original, una buena gama de motores y un interesante equilibrio general. Virtudes que se han mantenido tras el restyling que recibió en 2016, en el que se incluyeron modificaciones de diseño, más equipamiento y una nueva terminación, denominada GT Line.

Sin embargo, a partir de ahora no lo tendrá tan fácil. Y es que, en los últimos meses, esta categoría ha sufrido una revolución con el desembarco de modelos como el SEAT Arona, el Hyundai KONA, el Citroën C3 Aircross, el KIA Stonic, el Opel Crossland X... ¿Está en posición de competir contra los modelos más modernos? Lo vemos a continuación.

 

Peugeot 2008: una imagen que gusta

El Peugeot 2008 continúa manteniendo un aspecto actual y atractivo. En parte, eso se debe a que, tras su último restyling, ha adaptado los elementos estéticos propios de los últimos Peugeot, como la parrilla frontal vertical, las ópticas delanteras ligeramente oscurecidas y unos pilotos con unas luces de posición que simulan las garras de un felino. 

Por otro lado, la versión GT Line de esta prueba aporta un toque dinámico, gracias a la incorporación de unas llantas de aleación de 17 pulgadas, una decoración cromada en el paragolpes y las barras longitudinales de techo... En lo que a los colores exteriores respecta, la dotación es bastante completa: de serie, está disponible en tonalidad Gris Hurricane y, de forma opcional, puede elegirse entre siete tonos metalizados, con un precio que oscila entre 200 y 630 euros.

Prueba Peugeot 2008

Por dentro: más original que práctico

En el habitáculo del Peugeot 2008 destaca el singular puesto de conducción i-Cockpit: cuenta con una instrumentación elevada, un pequeño volante achatado y un sistema multimedia con una pantalla de 7,0 pulgadas, en la parte alta de la consola central, compatible con los protocolos Apple CarPlay y Mirror Link. En conjunto, los principales mandos están bien organizados y son sencillos de accionar, sin apartar la vista de la carretera, aunque los del climatizador quedan algo bajos.

Por otro lado, como es habitual en la marca, el Peugeot 2008 es un modelo notable por calidad, con unos materiales plásticos en su mayor parte duros, pero agradables al tacto y bien ajustados. En este apartado, se sitúa al mismo nivel que los Opel Crossland X, Citroën C3 Aircross, Renault Captur...

Prueba Peugeot 2008
Prueba Peugeot 2008
Prueba Peugeot 2008
Prueba Peugeot 2008
Prueba Peugeot 2008

Donde si pierde algo de terreno frente a sus rivales más novedosos, es al analizar la practicidad interior. La postura de conducción resulta cómoda, gracias a unos asientos que sujetan bien el cuerpo y que, a la vez, son cómodos... pero la instrumentación queda parcialmente oculta por el volante.

Por otro lado, en las plazas traseras hay espacio de sobra para cuatro ocupantes. Aun así, se echan en falta la banqueta trasera deslizante del Renault Captur o unos huecos portaobjetos de mayor tamaño ...

En cuanto al maletero, resulta regular, cuenta con un borde carga cercano al suelo y ofrece 410 litros de capacidad, situándose en la media de la categoría. 

Prueba Peugeot 2008

Peugeot 2008: ¿cómo va en marcha?

Para la ocasión, nos hemos puesto al volante del mínimo aconsejable dentro de la gama del Peugeot 2008: la mecánica de ciclo diésel 1.6 BlueHDi de 100 CV, aparejada a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Y decimos que se trata del mínimo aconsejable porque por debajo hay una variante de gasolina, de 82 CV, pero que se queda algo corta por prestaciones. 

Volviendo sobre el propulsor 1.6 BlueHDi que nos ocupa, cuenta con una arquitectura de cuatro cilindros y está dotado del sistema de arranque y parada automáticos del motor Stop&Start. Por su parte, la transmisión cuenta con unos desarrollos bien escalonados, pero implica un manejo algo lento.

Una vez en marcha, la mecánica ofrece prestaciones suficientes para realizar una conducción normal y responde con contundencia desde poco más de 1.700 rpm; algo que permite circular en marchas largas sin tener que recurrir al cambio constantemente. Por otro lado, aunque no es un referente por rumorosidad, este Peugeot registra un excelente consumo medio de 3,7 litros cada 100 kilómetros

Por dinamismo, el Peugeot 2008 se sitúa entre los todocaminos urbanos con mejor compromiso entre confort y estabilidad, con una dirección precisa, una carrocería con un balanceo contenido y unos frenos potentes. 

Prueba Peugeot 2008
Prueba Peugeot 2008

¿Y fuera del asfalto?

Por otro lado, como es habitual en esta categoría, el Peugeot 2008 únicamente se ofrece con tracción delantera, aunque, en esta versión, puede equipar el control de tracción avanzado Grip Control, que permite adaptar las ayudas electrónicas a la conducción al terreno por el que se circula, en cinco posiciones: normal, arena, nieve, todocamino y ESP off. Para incrementar su eficacia, este sistema está aparejado a unos neumáticos M+S, Goodyear Vector 4Seasons.

Prueba Peugeot 2008

¿Qué equipa el Peugeot 2008 GT Line?

El Peugeot 2008 BlueHDI 100 GT Line tiene un  precio de 20.800 euros, una cifra similar a la de los todocaminos de su tamaño y potencia. En conjunto, este Peugeot es un modelo veterano, pero que todavía destaca por su equilibrio, incluso al compararlo con sus rivales más modernos. Además, como puedes ver más abajo, el equipamiento del acabado GT Line es bastante completo.

Equipamiento de serie: climatizador automático bizona, sensores de aparcamiento trasero, llantas de aleación de 17 pulgadas, retrovisores eléctricos, cristales traseros tintados, sensores de lluvia e iluminación, neumáticos M+S y control de tracción avanzado Grip Control.

Opciones: asistente de frenada de emergencia automática en ciudad (300 euros), asientos de cuero calefactados (1.000 euros), navegador (550 euros) y techo panorámico (500 euros)...

Peugeot, más información en Motor1.com:

Peugeot 2008 BlueHDi 100 GT Line

Motor Diésel, cuatro cilindros en línea, turboalimentado, 1.560 cm3
Potencia 100 CV a 3.750 rpm / 254 Nm a 1.750 rpm
Caja de cambios Manual, cinco velocidades
0-100 km/h 11,3 segundos
Velocidad máxima 180 km/h
Consumo 3,7 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.310 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 410 l
Precio base 20.800 euros

Prueba Peugeot 2008 BlueHDI 100 GT Line