Con una conducción ágil y divertida y un motor monocilíndrico de 34 CV, esta moto, que se puede conducir con carné A2, se convierte en la puerta de entrada perfecta al mundo BMW Motorrad.

Actualmente, BMW Motorrad dispone de una de las gamas de motos más completas. También de las más deseadas. Aunque, para acceder al grueso de ella, hay que estar en disposición del carné A.

No es el caso de la BMW G 310 R que ponemos a prueba, un modelo apto para el carné A2, que hará las delicias de los recién examinados, a la espera de alcanzar el nivel superior, o de los motoristas que no busquen más ‘líos’ y se conforman con sus 34 CV de potencia.

Ahora bien, antes de comenzar, nos gustaría dejar una cosa clara: ser la versión de acceso no significa que la calidad empeore, como podrás comprobar en las próximas líneas.

Prueba BMW G 310 R 2018

BMW G 310 R: una moto global

Desarrollada por BMW Motorrad en Múnich, y fabricada en India, la G 310 R está pensada para un mercado global, para usuarios que vivan, indistintamente, en Europa, Asia o América Latina. Para ello, su idea ha sido crear un conjunto resistente y fiable, envuelto en una imagen atractiva y deportiva, coronado con ciertos detalles Premium. Todo, para conformar una moto que, en nuestro mercado, está a la venta desde 5.090 euros… y que tiene un marcado carácter joven.

¿Qué ofrece a cambio? Un compacto motor monocilíndrico, de 313 cm3, refrigerado por agua, con cuatro válvulas y doble árbol de levas. De este modo, asegura los mencionados 34 CV de potencia a 9.500 vueltas y un par máximo de 28 Nm a 7.500 rpm, en combinación con un cambio manual de seis marchas.

Respecto a las prestaciones, alcanza una velocidad máxima de 145 km/h y declara un consumo medio oficial de 3,3 litros cada 100 kilómetros. 

Prueba BMW G 310 R 2018
Prueba BMW G 310 R 2018

Imagen deportiva y sensaciones dinámicas

Al aspecto de moto grande de esta naked, inspirada en la S 1000 R, contribuye la vistosa horquilla delantera, con 140 milímetros de recorrido, y el disco de freno delantero, de 300 milímetros, con una pinza Bybre (marca propiedad del grupo Brembo) de cuatro pistones. También, el chasis multitubular de acero, el basculante de fundición aluminio y el contundente sistema de escape.

Del mismo modo, llama la atención su decoración, es este caso, azul Strato Blue metalizado, aunque también puede ser blanco y negro Cosmic Black/PolarWhite y blanco metalizado Pearl White. Respecto a la altura del asiento, colocado a 78,5 centímetros del suelo, permite llevar a cabo las maniobras a baja velocidad con cierta facilidad. 

Más pruebas de motos en Motor1.com:

Prueba BMW G 310 R 2018
Prueba BMW G 310 R 2018

Pasando a la parte dinámica, debemos destacar su habilidad al moverse en ciudad, y la sensación de aplomo que transmite fuera de ella. Especialmente destacable resulta su agilidad a la hora de hacer cambios de dirección rápidos y la contundencia (y eficacia) con la que actúa el equipo de frenos. Algo en lo que influye el peso en vacío del conjunto, cifrado en 158,5 kilos, y la inclusión del sistema ABS. 

Por supuesto, al motor no le falta contundencia a la hora de acelerar, aunque es cierto que, al subir de régimen, se notan con claridad las vibraciones que transmite.

Ahora bien, su enfoque deportivo impone algunas pegas que son innegociables, como es la ausencia de cúpula, con la consiguiente protección aerodinámica inexistente, o la carencia de un hueco portaobjetos bajo el asiento. En este sentido, apenas hay espacio para guardar, bajo llave, la documentación y una pequeña bolsa de herramientas.

Prueba BMW G 310 R 2018

En cualquier caso, las pegas que se le pudieran poner las compensa con la diversión que asegura a los mandos, sobre todo, al llegar a zonas de curvas. Ahí es donde se percibe la gran diferencia frente a otras motos de cilindrada similar, pero de distinto formato. Y ese es, sin duda, su mejor argumento para seducir a muchos primeros clientes de BMW…

Más noticias sobre BMW Motorrad:

Motor Gasolina, monocilíndrico, 313 cm3
Potencia 34 CV a 9.500 rpm / 28 Nm a 7.500 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h N.D.
Velocidad máxima 145 km/h
Consumo 3,3 l/100 km
Peso en vacío 158,5 kg
Número de asientos 2
Precio base 5.090 euros

Prueba BMW G 310 R 2018