BYD se ha convertido en uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo por volumen de ventas. Y ahora, a través de su marca premium Yangwang, quiere empezar a ganar clientes entre los fabricantes de automóviles de lujo establecidos, y una de las formas de hacerlo es presentando un supercoche eléctrico de altísimas prestaciones.

Se llama Yangwang U9 y, para demostrar que BYD va en serio con este coche de altas prestaciones, ha llevado prototipos a Nürburgring para ponerlos a prueba. Esto no sólo ayudará a mejorar el rendimiento del coche en la pista, sino que también es un refuerzo de la imagen de un fabricante que actualmente nadie asocia con el lujo o las prestaciones, especialmente fuera de China.

Es un movimiento inteligente de BYD, siguiendo los pasos de Hyundai, que se dio cuenta de la importancia de probar coches en el 'Ring' para mejorar la imagen de la empresa. Pero esto es algo más que un simple ejercicio de imagen: el U9 tiene las especificaciones que justifican su puesta a punto en el circuito más famoso de Europa.

Galería: Yangwang U9

El U9 parece muy rápido en el trazado alemán. Sus pilotos de pruebas se lo toman en serio en este vídeo publicado por CarSpyMedia. El coche sale disparado de las curvas y frena a fondo, con los discos al rojo vivo cuando se acerca a algunas de las curvas más lentas al final de las largas rectas.

Con cuatro motores, uno para cada rueda, el Yangwang U9 tiene una potencia combinada de 1.287 CV y 1.680 Nm de par motor. Es bastante pesado, ya que anuncia una cifra en el entorno de los 2.500 kg, por lo que no puede competir con un Tesla Model S Plaid o un Lucid Air Sapphire, pero alcanzar los 100 km/h desde parado en 2,36 segundos lo convierte en uno de los coches más rápidos del planeta.

Yangwang U9

Yangwang U9

El Rimac Nevera, con 1.914 CV procedentes de sus cuatro motores, también es considerablemente más rápido, con un tiempo en el cuarto de milla (402 m) de unos 8,5 segundos frente a los 9,87 segundos del Yangwang. Sin embargo, el U9 sigue siendo un superdeportivo rápido, y su tiempo en el cuarto de milla es comparable al de un Porsche 911 Turbo S.

Con un precio de unos 220.000 euros en China, el Yangwang U9 es bastante asequible, dadas sus increíbles prestaciones y su aspecto radical (basta con ver ese enorme alerón trasero).

Está montado sobre una plataforma EV hecha a medida con una suspensión que no sólo elimina el balanceo en las curvas, sino que puede hacer que el coche salte o circule sobre tres ruedas. Según BYD, puede cargarse a una potencia de 500 kW, lo que equivale a una carga del 30 al 80% en sólo 10 minutos.

Yangwang U9

Yangwang U9

Se alimenta de un paquete de baterías BYD Blade de 80 kWh, con una composición química LFP, que debería proporcionarle una autonomía de 465 km en el ciclo de pruebas CLTC. Esa autonomía será imposible de alcanzar en el mundo real, dado que el CLTC arroja unos índices de autonomía muy optimistas (mucho más que el WLTP europeo) y que quien lo conduzca no se abstendrá de utilizar su potencia o su suspensión activa, lo que provocará un agotamiento mucho más rápido de la batería.

BYD no se anda con chiquitas con la marca Yangwang, también utilizada para el U8, su impresionantemente capaz SUV eléctrico de autonomía extendida. El único problema, que surgirá en cuanto intente vender vehículos de esta marca en Europa o Estados Unidos, será el nombre: nadie quiere gastarse 220.000 euros o más en algo llamado Yangwang.