Teniendo en cuenta el gran éxito comercial del CUPRA Formentor en estos últimos años, nadie dudaba de que en China se 'cocinaría' un SUV deportivo con un aspecto parecido. He aquí el Oushan X5, un modelo perteneciente al fabricante Changan, que se puso a la venta hace dos años. 

Este todocamino compacto mide 4,54 metros de longitud, 1,86 de anchura y 1,61 de altura, con una buena distancia entre ejes de 2,71 metros. De inicio, se podía elegir entre seis colores: blanco, gris, plata, rojo, negro y azul. 

Galería: Oushan X5 2024

Además de su silueta deportiva, cuenta con otros elementos pasionales, como la gran parrilla, la luz de freno integrada en el spoiler trasero, una luneta de pequeño tamaño y unas llantas de aleación negra de 18 pulgadas. 

Por su parte, el interior puede presentar no dos, sino tres pantallas unidas en formato panorámico con 30 pulgadas en total. La más pequeña se encuentra junto al retrovisor izquierdo, que muestra puntos ciegos o señales de tráfico, entre otras informaciones útiles. 

Asimismo, los asientos delanteros tipo baquet vienen con los reposacabezas integrados y disfrutan de unas sujeciones laterales más prominentes, como corresponde a un SUV que pone el foco en un alto dinamismo. 

Oushan X5 2024

Para lograr esa cualidad, resulta fundamental un motor potente y el bloque turboalimentado de gasolina Blue Core 1.5T con 185 CV y 300 Nm cumple con este cometido. Vinculado a él, aparece una transmisión automática de doble embrague con siete velocidades.  

Este binomio permite al Oushan X5 acelerar de 0 a 100 km/h en 7,51 segundos. Por lo tanto, ofrece un nivel de prestaciones muy cercanos al del Formentor 2.0 TSI 190 CV DSG, que declara un 0 a 100 en 7,1 segundos. 

Ahora bien, la gama X5 también comprende una mecánica atmosférica de gasolina, con 1,6 litros y 130 CV, con caja manual de cinco marchas o una automática con variador continuo CVT. 

En el momento de salir a la venta, el Formentor chino se comercializaba desde 99.900 yuanes, que son 12.900 euros al cambio actual, un coste irrisorio desde nuestro prisma europeo. Y no cabe duda de que sería un producto interesante en el Viejo Continente.