¿Qué ha sucedido para que el Suzuki Jimny Pro pase a costar sólo 11.000 euros en lugar de 23.868? Muy sencillo, estás viendo una curiosa copia china del todoterreno japonés, que se vende por ese montante tan bajo en su país de origen.

El Baojun Yep es la respuesta que esperábamos de China a un éxito global. Ya sabes que allí son especialistas en clonar modelos importantes y el 4x4 nipón no podía escapar de esa tendencia. 

Ahora bien, poco o más bien nada tiene que ver con el vehículo original si hablamos de aptitudes 'off road'. De hecho, el Yep ni siquiera dispone de tracción total, aunque conserve la estética todoterreno. 

Galería: Baojun Yep 2023

Más urbano que 4x4

Es más, no es ni siquiera un vehículo de gasolina como el Jimny Pro, sino que se impulsa con una modesta mecánica eléctrica de 68 CV, alimentada por una batería LFP con apenas 28,1 kWh que otorga una autonomía de 303 km en el ciclo de homologación chino CLTC, más 'positivo' que nuestro WLTP.

El Yep mide 3,38 metros de largo, con lo que es un poco más corto que el Suzuki (3,48) y mantiene la carrocería de tres puertas. La parte positiva es que en España dispondría de la etiqueta 0, así que ejercería como perfecto modelo urbanita. 

Los voluminosos paragolpes sin pintar aguantarían perfectamente los habituales toques que se producen el aparcar y las llantas de aleación bicolor aumentan la categoría del vehículo. También destacan los faros con cuatro puntos LED y la parrilla completamente cerrada, así como las barras portaequipajes.    

Tendría sentido en España

Si nos fijamos en la zaga, hay un componente que falta en el modelo chino. Sí, la rueda de repuesto anclada al portón, pero no resulta necesaria ya que el Yep no abandonará casi nunca (o más bien jamás) el asfalto. 

Estoy convencido de que este vehículo tendría su público en España, ya que serviría para destacar en la ciudad y ahorrar dinero en cada desplazamiento cargándolo en casa con tarifas valle nocturnas. En un futuro, no sabemos cuántas marcas chinas operarán en nuestro país, pero no debería extrañarnos que coches así recalen por las calles de nuestras ciudades o pueblos. Al tiempo...