Hoy en día, todavía vemos muchos coches antiguos por la calle ante los que siempre nos preguntamos, ¿se convertirán algún día en clásicos? Una pregunta controvertida como lo es la berlina treintañera que hoy presentamos: el Ford Scorpio II.

Un modelo que podríamos considerar un hito en la historia del automóvil, ya que, en 1986, fue el primer coche producido en serie con ABS de serie y la última berlina de Ford de gran tamaño para el mercado europeo.

Este hecho es a la vez un punto a favor y un estigma. Muchos lo consideran el sepulturero de la idea del Granada y un fracaso comercial. A fin de cuentas, en el mismo periodo de tiempo que el Granada (13 años), el Scorpio sólo vendió la mitad de ejemplares; concretamente, unas 850.000 unidades.

Cambio de modelo con un diseño extraño

Malas sensaciones que se acrecentaron a partir de 1994, cuando el Scorpio sufrió (y nunca mejor dicho) una profunda actualización, modernizando el diseño con un aspecto muy americano.

Puede que hubiera quien se acostumbrara a la trasera, con sus estrechos pilotos, pero el frontal y los faros delanteros no le hicieron bien al modelo.

Galería: Ford Scorpio II 1994-1998

La segunda generación del Scorpio, que se presentó en el Salón del Automóvil de París, en octubre de 1994, sólo estaba disponible como berlina o familiar; la variante con portón trasero (o sedán) se dejó de fabricar. 

Seis cilindros de Cosworth

Respecto a los motores, no hubo una revolución: un cuatro cilindros de 2,3 litros con 147 CV sustituyó al V6 de 2,4 litros, mientras que el V6 de 2,9 litros, de origen Cosworth y potenciado a los 207 CV, se situaba en lo más alto.

Sin embargo, el entonces nuevo Ford Mondeo también estaba disponible con un V6 de 170 CV y, sobre todo, con un diseño más atractivo. Y todo, por menos dinero. Así que no es de extrañar que ni siquiera se produjeran 100.000 unidades del Scorpio II. 

Ford Scorpio II (1994-1998)

Ford Scorpio II (1994-1998)

Entre la primera y la segunda generación del Scorpio, Ford introdujo numerosas mejoras en la suspensión y la parte dinámica, al tiempo que se actualizó por dentro (como curiosidad, los tiradores de las puertas procedían del Ford Crown Victoria).

Elogios y críticas

A pesar del controvertido diseño, el lujoso interior, su conducción y las prestaciones fueron generalmente elogiados por la crítica. Pero eso no evitó que, en septiembre de 1997, el Scorpio recibiera un lavado de cara con unos bordes de los faros más oscuros y una parrilla más discreta, para enfatizar el frontal del vehículo.

También se revisaron los pilotos, para afinar la "regordeta" parte trasera del coche. A pesar de los planes de lanzar un nuevo modelo, la producción del Scorpio finalizó en el verano de 1998.

Ford Scorpio II (1994-1998)

Ford Scorpio II (1994-1998)

Independientemente de si el coche cumplió o no las expectativas de ventas de Ford, el cambiante mercado automovilístico europeo de finales de los 90 hizo que el Scorpio no tuviera un sucesor directo.

Esto no era inusual en aquella época, ya que el mercado se inclinaba hacia coches familiares altamente equipados para grandes ejecutivos o vehículos polivalentes, mientras que las marcas de clase media cedían gradualmente el segmento E a firmas premium como BMW, Mercedes-Benz y Audi.

Scorpio 'real'

Por cierto, la familia real neerlandesa utilizó varios Scorpio en su momento, incluidos algunos vehículos de batalla larga, todos ellos pintados en el color azul real.

De hecho, todavía existe un Scorpio Landaulet hecho a medida en el parque móvil real. Eso sí, después de que Ford cesara su producción, el Volvo S80 fue el sustituto escogido.