Thomas Ingenlath, CEO de Polestar, es un auténtico entusiasta del automóvil. Presionó para que el Polestar 2 básico fuera un propulsión trasera y no un tracción delantera, y dio el visto bueno al GT Polestar 5 y al roadster Polestar 6

El directivo también apoyó las ediciones de altas prestaciones BST 270 y 230 del Polestar 2. Pues bien, en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York, Ingenlath nos confirmó que hay más versiones BST en camino. 

Aún no ha dado plazos ni detalles concretos, pero tenemos una idea de lo que podemos esperar. Básicamente, suspensiones más firmes, neumáticos más adherentes y muchos retoques estéticos para comunicar el mayor rendimiento del coche.

 

Los BST son un buen negocio

Las dos versiones BST del Polestar 2 tenían 476 CV, al igual que la versión bimotor estándar, pero complementadas con muelles más rígidos, una altura de conducción más baja, amortiguadores Ohlins, llantas exclusivas y neumáticos Pirelli.

Polestar fabricó 270 ejemplares del BST 270 y (lo has adivinado) 230 del BST 230. Evidentemente, fueron recibidos lo suficientemente bien como para mantener el proyecto en marcha. 

Aunque tanto el Polestar 3 como el 4 han sufrido retrasos, Ingenlath afirma que el avance del gran turismo 5 es bueno. De hecho, sacó su teléfono para enseñarnos fotos que ha colgado en Instagram de coches de preproducción por la cadena de montaje.  

Rentabilidad por delante de cantidad

También le preguntamos por la compleja penetración de los vehículos eléctricos y nos ofreció una interesante perspectiva de la situación. "Se trata simplemente de un periodo económico en el que la gente, por supuesto, es más cauta a la hora de tomar una decisión de compra", afirmó.

Sobre los objetivos de Polestar respecto a los de otros fabricantes de vehículos eléctricos, explicó que "no estamos compitiendo por el millón de coches que Tesla quiere vender, ni tampoco luchamos contra BYD. Rivalizamos contra marcas como BMW, Porsche y Mercedes-Benz".

También argumentó que la competencia de Polestar va más allá de los vehículos eléctricos: un Polestar 3, por ejemplo, necesita tentar a alguien para que deje un BMW X5, no sólo un iX.