El mayor icono de Audi en los últimos años acaba de decirnos adiós. El último R8 ha salido de la cadena de montaje de Audi Böllinger Höfe, en Heilbronn (Alemania). El epílogo del superdeportivo es un coupé con el color Vegas Yellow (como el de la foto) en la versión performance quattro edition con un paquete exterior de fibra de carbono y llantas de 20 pulgadas.

Como ya te contamos, Audi tuvo que ampliar la producción del R8 para hacer frente al aumento de pedidos de los clientes tras el anuncio de la compañía de su desaparición. Originalmente, el último coche debía fabricarse a finales de 2023, pero no ha sido hasta este mes cuando se ha detenido el proceso.

El año pasado, las matriculaciones aumentaron un 49%, alcanzando las 1.591 unidades. Sin embargo, el R8 siguió siendo, con diferencia, el Audi que menos se vendió en todo el mundo, algo lógico por otro lado. 

Galería: Audi R8 V10 GT RWD, primera prueba

Si echamos la vista atrás en los resultados de ventas, la demanda del R8 siempre ha sido baja, lo cual es comprensible dado el desorbitado precio del coche. Las matriculaciones alcanzaron su punto álgido en 2008, cuando Audi envió 5.016 coches a los clientes.

Estas cifras que vas a ver a continuación tienen en cuenta las variantes Coupé y descapotable Spyder.

Año Ventas
2023 1.591
2022 1.068
2021 1.887
2020 1.651
2019 1.944
2018 2.760
2017 3.068
2016 2.878
2015 2.191
2014 2.222
2013 2.595
2012 2.536
2011 3.349
2010 3.166
2009 3.074
2008 5.016
2007 2.952

La desaparición del Audi R8 significa que el venerable motor V10 del Grupo Volkswagen está también con un pie en la tumba, pues Lamborghini dejará de fabricar el 'primo' del R8, el Huracán, a finales de este año.

De hecho, ya no se puede pedir un superdeportivo con el motor atmosférico de 5,2 litros porque no se admiten más pedidos por parte de la marca italiana. El Huracán ha sido siempre el más popular de los dos supercoches con motor central, lo que probablemente explica por qué sólo Lamborghini presentará un sucesor este año.

En junio de 2023, Lamborghini explicó que estaba ganando tanto dinero que disponía de los fondos necesarios para el desarrollo del nuevo modelo sin compartir costes con Audi. Se espera que el sucesor del Huracán disponga de una configuración híbrida enchufable con un motor de gasolina de tamaño reducido.

Al parecer, ese propulsor de combustión interna es un V8 biturbo que funcionará como una mecánica atmosférica hasta las 7.000 rpm, momento en el que entrará en acción la inducción forzada.

Mientras tanto, Audi no tiene intención de lanzar un sucesor directo del R8. De vez en cuando, los responsables de la marca alemana insinúan un sustituto totalmente eléctrico, pero es probable que, si hay luz verde al proyecto, no llegue pronto.