Nadie duda de que el Renault Clio V6 es uno de los deportivos más singulares del siglo XXI. Por eso, asombra y duele ver un ejemplar abandonado. Afortunadamente, el coche que estás viendo en las fotos adjuntas es una réplica y no un modelo real. 

¿Qué sabemos de él? Poco, la verdad. Tan sólo que se encontraba en Reino Unido (de hecho, tiene el volante a la derecha). Las fotos se publicaron en agosto de 2020, en plena pandemia por el coronavirus, en el perfil de Facebook de UK Barn Finds

Galería: Renault Clio V6 réplica abandonada

Analizamos esta copia

Aunque no cuesta comprobar al primer vistazo que es una copia del Clio V6 Fase 1, la verdad es que hay algo de trabajo meritorio en ella. No faltan ni una doble salida de escape central ni un kit que ensancha la carrocería. Eso sí, las vías no se tocaron, con lo cual los neumáticos están casi escondidos. 

El paragolpes delantero pretende parecerse al original y en el lateral aparecen las características aletas que en el deportivo francés sirven para que el motor (en posición trasera, recuerda) tome aire para la admisión y también refrigere correctamente.  

Abandono misterioso

Curiosamente, el interior, completamente desvencijado, incluye asientos delanteros de cuero con la inscripción Renault Sport en el respaldo, que parecen sacados de un V6 verdadero. 

Esta copia sí cuenta con plazas traseras, aunque están ocupadas por la cortinilla cubremaletero y diversos componentes. ¿Por qué acabó abandonado este coche? La verdad es que nos encantaría conocer su historia, pero lamentablemente no va a poder ser.  

Galería: Renault Clio V6 2001-2005

Cabe recordar que el Clio V6 Fase 1 estuvo a la venta entre los años 2001 y 2003. Montaba un propulsor 3.0 V6 atmosférico con 230 CV y una caja manual de seis marchas. Un binomio con el que el biplaza galo aceleraba de 0 a 100 en 6,4 segundos y alcanzaba los 235 km/h. 

Cuando salió a la venta, costaba más de 6,5 millones de pesetas en el mercado español. La propulsión trasera y la ausencia del control de estabilidad ESP le convertían en un coche delicado de conducir, pero seguro que te encantaría tener uno en tu garaje, ¿a que sí?