En Europa, los Skoda se ven en todas partes, pero no tanto en otros mercados como el estadounidense, por ejemplo, donde no se venden. El buque insignia de la compañía es el Superb, pero el que estás viendo no es una versión corriente.

Un modelo de la generación anterior con carrocería familiar, un Superb Combi, esconde un secreto de Audi bajo su capó. Mientras que Skoda vendía el coche exclusivamente con motores de cuatro cilindros, esta máquina verde aumenta el número de cilindros a cinco. Sí, ya que tiene un bloque 2.5 TFSI procedente de un Audi RS 3.

El motor de la firma de Ingolstadt rinde unos 400 CV de serie, lo que supone un aumento de 120 CV en comparación con el Superb más potente ofrecido por Skoda durante esta generación.

El motor de cinco cilindros en línea ha sido retocado para desarrollar la friolera de 720 CV y 830 Nm de par motor, convirtiendo así un familiar en un auténtico cohete. El wagon modificado fue sometido a una dura prueba en un tramo sin restricciones de la Autobahn alemana, donde sólo necesitó 3,32 segundos para alcanzar los 100 km/h.

Por si esto no fuera suficiente, completó el sprint de 100 a 200 km/h en 6,06 segundos, logrando un 0 a 200 km/h en sólo 9,38 segundos. El cuarto de milla (402 metros) le llevó 10,77 segundos. A fondo, casi alcanzó la mágica marca de 300 km/h. Puedes ver en el vídeo adjunto que el velocímetro se rindió a los 260 km/h, negándose a subir más.

Cuando las regulaciones de emisiones no eran tan estrictas, Skoda vendía el Superb con más de cuatro cilindros. El modelo de la primera generación desde que el Grupo Volkswagen se hizo cargo tenía motores V6 de gasolina y diésel, mientras que su sucesor montaba el bloque VR6 de 3,6 litros.

Galería: Nuevo Skoda Superb 2024

El Superb original fabricado y vendido durante las décadas de 1930 y 1940 tenía un gran bloque V8 de 4,0 litros, así como otra gran variedad de seis cilindros en línea, en los años que estuvo a la venta.

En 2024, el recién presentado Superb es un cuatro cilindros, con una potencia máxima de 265 CV para el modelo más potente. Lamentablemente, Skoda nunca ha ofrecido una versión RS de altas prestaciones, pero este tipo se construyó una con un motor de un RS 3.

Es un familiar perfecto, ya que es rápido, práctico, espacioso y tiene una tecnología decente, sin ponerte pantallas enormes en la cara. El diseño no te acelerará el pulso, pero en la era de los coches sobrediseñados, los Skoda, típicamente sobrios, son considerados elegantes por muchas personas. ¿Qué te parece esta preparación?