Si hay una estación en la que hay que tener especial cuidado con el mantenimiento de tu vehículo, esa es el invierno. La poca visibilidad, la lluvia o incluso la nieve son el pan de cada día y qué mejor que mantener bien el coche, para que ninguno de estos factores se convierta en un problema.

Vamos a ir rápido a todo lo que tenemos que revisar en esta época de tanto frío, comenzando por lo que está en contacto con el asfalto, los neumáticos. Tres puntos clave: profundidad del dibujo, uniformidad de desgaste y presiones.

Para el primer punto, hay que recordar que la rueda debe tener como mínimo 1,6 milímetros. Para medirlo, cada neumático tiene testigos que lo marca. El segundo punto es revisar que el desgaste sea parejo. En caso de no serlo, habría que pasar por el taller. Para el tercero, hay que revisar las presiones recomendadas por la marca.

Como punto extra, cabe recordar que en caso de vivir en algún lugar donde suela nevar o si vas a realizar un viaje a la montaña, hay que meter las cadenas al maletero de tu coche (si no usas neumáticos de invierno o 'all seasons').

Galería: Cinco consejos imprescindibles para conducir seguro en invierno

Las partes que debemos revisar

No nos movemos mucho para la siguiente parte de chequeo: los frenos. Llevar unos frenos en mal estado es la segunda causa de accidente por motivos mecánicos en España.

En este sentido, habría que comprobar el estado de discos y pastillas de freno, así como del líquido. En caso de notar problemas, recomendamos acudir al taller.

Prueba BMW M4 CSL

Subiendo el capó del coche, algo esencial y más aún con estas temperaturas, es revisar el líquido anticongelante. Este líquido es esencial para el buen funcionamiento del motor, sobre todo cuando las temperaturas bajan.

Otro aspecto clave son las luces. Es una época del año en la que las horas de luz son escasas, es esencial tener una buena iluminación. Parece básico, pero cada cierto tiempo es bueno revisar que todas las luces del coche funcionan, por tu seguridad, la de los otros conductores y por tu bolsillo (¡te pueden multar!). Además de hacerlo, también tienen que funcionar correctamente para no deslumbrar a otros conductores.

Primera prueba Alfa Romeo Giulia 2023

Si vas conduciendo y te encuentras con lluvia o nieve, la primera reacción que tienes es poner 'los limpias'. Los limpiaparabrisas tienen una función esencial en esta época del año por lo que hay que revisar su que funcionan correctamente o cambiarlos, en caso de que no lo hagan.  

También hay que tener cuidado con las hojas que caen de los árboles y se acumulan en esta parte del coche, ya que se pueden amontonar justo debajo de ellos, en las rejillas de aireación y pueden perjudicar el sistema de climatización si no las retiramos a tiempo.

Hablando justamente de esto, otro aspecto a revisar es el aire acondicionado (sí, en invierno), para poder desempañar las lunas correctamente. Si ves que no sale aire frío, seguramente tengas una fuga en los conductos del sistema y aunque una solución temporal es rellenar el aire acondicionado, lo recomendable es pasar por el taller para arreglar el problema.

Si te vas de viaje a la montaña

Si te gusta el esquí o el snowboard, este punto es para ti. En caso de querer practicar estos deportes este año, recomendamos montar portaesquíes o un baúl de techo para llevar el material que necesites. Igual de importante es colocar correctamente el equipaje en el maletero y no llevarlo en los asientos del vehículo.

Viaje de invierno con cadenas

Según la DGT, está demostrado que en caso de un accidente a sólo 50 km/h, una bota o un esquí puede salir despedido y desarrollar un peso equivalente hasta 50 veces su propia masa.  Ahora con el coche bien revisado, a disfrutar del invierno.