Aunque no llega la mejor temporada para los que nos gustan las motos debido a las bajas temperaturas y la lluvia, todo el mundo sabe que con una buena preparación y saliendo bien equipado a la carretera, podemos hacer olvidar el frío.

Pero hablando de la preparación, no sólo se queda en la ropa que llevemos, sino que también debemos ajustar nuestra conducción por las condiciones exteriores. Hoy te vamos a dar unos consejos para ver antes de que salgas a carretera y estés preparado ante posibles imprevistos.

Lo primero de todo, con lluvia o viento, lo recomendable es reducir la velocidad y adecuarnos al estado de la vía. Es básico, pero a veces se nos olvida. También hay que aumentar la distancia de seguridad ya que en condiciones adversas, la distancia de frenado se incrementa.

Otro punto crítico son las maniobras: cuando el asfalto está más resbaladizo, debemos ser mucho más cuidadosos y evitar movimientos bruscos. Conducir de forma calmada en estas situaciones es lo adecuado.

Galería: Prueba BMW C 400 GT

Bien equipado en cada época del año

Después de la recomendación básica vayamos con el equipamiento. Además de servir para no pasar frío encima de nuestra moto, es muy importante que sea visible, algo llamativo y reflectante, para que se nos vea bien en todo momento (como por ejemplo en situaciones de niebla o de noche).

Prueba Brixton Crossfire 125

También hay que evitar que se nos llene de vaho la visera y aunque una solución es ponerla en la primera posición de apertura y que recircule el aire para que no se condense, debido a las bajas temperaturas, no creemos que sea la mejor opción. Algunas soluciones son instalar un pinlock (película antivaho), utilizar un spray o líquido antivaho o montar láminas adhesivas como una opción más barata que el pinlock.

Neumáticos y frenos

Lo más importante en este apartado es tener bien mantenidos los frenos y las ruedas. Hay que revisar que los neumáticos estén en buenas condiciones y llevar las presiones recomendadas. Los frenos son una parte crucial en esta época del año. La distancia de frenado aumenta con la lluvia, así que tenerlos en buen estado es imprescindible.

Pirelli Diablo Rosso Corsa II

Zonas resbaladizas

Hay que evitarlas en la medida de lo posible. Sobre todo las marcas viales, que son muy resbaladizas y pueden ocasionar muchas caídas. También las rejillas y las alcantarillas pueden jugarnos una mala pasada. Ten la vista muy atenta en la carretera y evita todas estas 'trampas' que nos ponen en las calles cuando llueve.

Calle escolar en Madrid

En caso de viento...

Otro de los inconvenientes o peligros que puede aparecer es el viento. En caso de fuertes rachas nos puede desequilibrar, por ello es recomendable que el grado de inclinación general sea menor, para tener en todo momento la situación controlada. Precaución también a la salida de túneles o después de adelantar camiones, pues el viento nos puede hacer efecto pantalla y desestabilizar.

Bajas temperaturas, fuerte lluvia, niebla densa y nieve

Por debajo de 0 grados se pueden formar placas de hielo muy peligrosas en la carretera. Por lo general, aparecen en las zonas con más sombra. Con fuerte lluvia y niebla densa, hay que mantener la calma y conducir de forma tranquila para detenernos en un lugar seguro hasta que las condiciones sean mejores.

Y en caso de encontrarte nieve en la carretera, directamente no cojas la moto o renuncia a seguir circulando si te pilla de improviso, ya que hay una alta probabilidad de caída.

Prueba BMW C 400 GT

Para finalizar, queremos recordarte que puedes seguir disfrutando de las motos en esta época del año, aunque hay que poner un 'plus' de atención y tener todos estos aspectos controlados para seguir pasándolo bien con nuestra máquina en la carretera.