Se llama Effequaranta (Efecuarenta si lo traducimos tal cual), y sí, es el nombre literal escrito al completo. Es la última creación de Angelelli Automobili, y no es un reto menor, dado que se trata de una reinterpretación del legendario Ferrari F40.

Evolución del chasis

La base técnica es la del SF90. El chasis, según la ficha técnica, es un compuesto de fibra de carbono/titanio-aluminio impreso en 3D, que dispone de un sistema de suspensión neumática activa, mientras que los frenos son los del SF90 'progenitor', es decir, carbocerámicos.

Lo interesante, hojeando la ficha técnica, se refiere a la evolución del chasis, dado que incorpora componentes de titanio impresos en 3D, partiendo de la base del Angelelli D1, para mejorar la integridad estructural y, en consecuencia, las prestaciones. También se habla de aerodinámica activa para regular dinámicamente el flujo de aire.

Angelelli Effequaranta

El motor híbrido del SF90

El motor híbrido del SF90 alcanza los 1.000 CV, con un 0-100 km/h en tan solo 2,5 segundos, y una velocidad máxima que supera los 340 km/h. El propulsor del Cavallino Rampante, es el V8 biturbo a 90 grados perteneciente a la familia F154, de 3990 cm3. Un motor que se combina con la potencia de tres motores eléctricos y con una batería de iones de litio.

Teniendo en cuenta la base técnica, este F40 actualizado monta la misma unidad que el SF90, pero, hay que añadir una cosa más: el peso declarado (en seco), que alcanza los 1.350 kg, por tanto unos 300 kg menos. Así que los registros mencionados del SF90 anteriormente, podrían mejorarse en este Effequaranta.

Homenaje al F40

Revivir una obra maestra como el Ferrari F40 es, sin duda, un asunto delicado. El Effequaranta, sin embargo, mantiene la gracia y el respeto en su evolución estilística a partir de la base del SF90. El icónico alerón trasero está ahora muy presente, y se combina bien con la línea única que marca los pilotos traseros, y con un difusor realmente imponente. En el lateral, destacan sobre todo las tomas de aire.

Angelelli Effequaranta

El frontal también se ha revisado: si por un lado, los faros escamoteables ya no pueden existir, por otro, el capó y los faros recuerdan las claves estilísticas del glorioso F40, pero con una zona de flujo de aire mucho más notable, y un alerón realmente importante.

El interior también se hace eco de lo ya visto en el SF90, entre otras cosas porque el minimalismo del progenitor (hoy en día) no sería posible. Así que se ha puesto especial cuidado en la tapicería de cuero combinada con un ambiente tecnológico y deportivo... en definitiva, un hipercoche.

Angelelli Effequaranta

Galería: Angelelli Effequaranta