Empecemos por un hecho: a nivel mundial, las ventas de coches eléctricos crecen a un ritmo constante. Un crecimiento que, sin embargo, se está ralentizando. Y esto se debe a varias razones. En primer lugar, los elevados tipos de interés, que frenan la demanda y dificultan la inversión de los fabricantes.

Así lo demuestra la reciente decisión de General Motors y Honda de romper su colaboración, la parada de la construcción de la Gigafactoría de Ford en Estados Unidos y otras muchas decisiones que hacen sonar una especie de campana de alarma.

El número de eléctricos sigue aumentando

Como ya hemos dicho, los coches eléctricos se venden cada vez más. En el tercer trimestre, aumentaron un 14,3% en Europa y un 22% en China, mientras que en Estados Unidos superaron por primera vez la barrera de los 300.000 vehículos matriculados.

Tesla Giga Berlin

Sin embargo, las cifras se ralentizan. Elon Musk dejó claro lo que está pasando: "Me preocupa el actual entorno de tipos de interés", dijo el CEO de Tesla. La gran mayoría de la gente que compra un coche recurre a la financiación. Con estos tipos, la presión es cada vez mayor.

Caída de los precios de las materias primas

El panorama actual también se ve impulsado por la caída de los precios de las materias primas. El litio ha caído un 67% y el cobalto, un 20%. Se podría pensar que es bueno, pero no es una señal alentadora.

Si la demanda baja, compran menos materias primas. Y los productores de materias primas, para asignar más materias primas al mercado, bajan sus precios. Así que, en última instancia, los precios descienden porque los fabricantes producen menos.

Centro de Competencia de Fabricación Celular de BMW

Cómo reaccionan los fabricantes

Ford, por ejemplo, ha reducido de tres a dos los turnos en la fábrica donde construye el F-150 Lightning y recortará la producción del Mustang Mach-E. La marca del óvalo azul se enfrenta a unas pérdidas de 1.200 millones de euros en el tercer trimestre de 2023.

Volkswagen, por su parte, suprimirá 2.000 empleos en la empresa de software Cariad. El gigante de Wolfsburgo también sigue retrasando el desarrollo de nuevas plataformas y pospone el lanzamiento de nuevos modelos como el Porsche Macan y el Audi Q6 e-tron.

Ford F-150 Lightning, debut en Noruega

Un sector en apuros

Las que acabamos de enumerar son únicamente las iniciativas más recientes. Pero no sólo los fabricantes no gozan de buena salud. Nidec, el gigante japonés que produce motores para coches eléctricos y otros componentes vinculados a la movilidad de cero emisiones, ha visto cómo sus acciones caían un 10% en un solo día: el mayor descenso en 15 años.

Ni siquiera el gigante chino CATL, que siempre ha sido el primer fabricante mundial de baterías, vive buenos días. Mirando las cifras, se podría pensar que no es así, pero la empresa cerró el tercer trimestre con un aumento de beneficios del 10,7%, el crecimiento más débil desde principios de 2022.

Galería: La "Fábrica de Cristal" de Volkswagen en Dresde