Se llama Silvayn Verstraeten y es el director de Integración de Atributos de Lotus. En palabras más sencillas: es quien, dados los objetivos de un proyecto automovilístico, elige las soluciones técnicas más adecuadas para alcanzarlos. Una especie de 'chef' que, sabiendo cuál es el sabor del plato que quiere servir, sabe dónde coger los mejores ingredientes e integrarlos.

Una tarea bastante difícil para una marca tan 'fundamentalista' y deportiva como Lotus, que hoy apuesta por coches con características diametralmente opuestas a las de su propia tradición. Pero este ingeniero belga, con pasado en Toyota y Aston Martin, ha aceptado el reto y hablamos con él sobre cómo pretende forjar las cualidades dinámicas del Lotus de la nueva era.

¿Cuáles son los elementos distintivos de un Lotus en 2023?

"Lo más importante es que cada Lotus se construya en torno al conductor. Queremos coches que sean bonitos de conducir para clientes a los que les guste hacerlo y que den una respuesta excelente reaccionando siempre en el mundo que ellos quieren. Cada Lotus debe comportarse de forma natural.

Por ejemplo, cuando ajustamos el sistema de dirección a las cuatro ruedas, prestamos mucha atención a esta naturalidad, intentando dar una sensación analógica y no digital o 'plástica'.

También hemos tenido en cuenta el hecho de que no siempre se conduce en circuito o de forma deportiva, sino que también se puede disfrutar de un Lotus en la vida cotidiana. Y en esto la gran cantidad de digitalización añade algo importante para que siempre tengas un vehículo fácil y agradable en tus manos".

Lotus Emeya (2024)

Lotus Emeya, el interior

La electrificación cambia la forma de 'sentir' el coche. ¿Como te lo hace a ti?

"La electrificación, en cierto modo, representa una oportunidad para conectar mejor al conductor con el vehículo y la carretera. Claro que perdemos el sonido del motor y la música de un bonito V12, pero hay muchas cosas que los motores eléctricos pueden aportar más que los térmicos.

Por ejemplo, su capacidad de respuesta, combinada con una increíble suavidad de entrega, permite combinar unas prestaciones extremas con una conducción muy relajada. Un coche eléctrico de grandes prestaciones es, al mismo tiempo, muy fácil de conducir. Por supuesto, el peso es mayor y estamos trabajando duro para reducirlo, pero también es importante dónde se colocan las masas, cómo se distribuyen, el centro de gravedad y la inercia.

Podemos colocar la batería, que es la parte más pesada, en la parte más baja del coche, poner los motores dentro de la distancia entre ejes, reducir los voladizos... Todos estos son elementos que benefician la dinámica, especialmente la 'linealidad' de las transferencias de carga entre los dos ejes. Reducir el peso es el principal reto y ese es el objetivo final; mientras tanto, podemos trabajar para hacerlos más manejables".

Lotus Emeya (2024)

Lotus Emeya

Lotus Eletre (2022)

Lotus Eletre

¿Por qué el Emeya, a pesar de ser más corto, tiene una mayor distancia entre ejes que el Eletre?

"Por razones de estilo y habitabilidad. Los diseñadores querían un cierto equilibrio de proporciones y que la fijación del montante delantero coincidiera con el extremo del alerón.

También se quería compensar en la zona trasera el espacio perdido en altura y seguir ofreciendo una experiencia de Gran Turismo".

El Evija de 2.000 CV tiene cuatro motores, como otros hiperdeportivos eléctricos, porque garantizan el máximo control de la carrocería. ¿Cree que algún día incluso los modelos más 'normales' de Lotus los tendrán?

"Conocemos las ventajas de todas las soluciones y es mi trabajo evaluar su idoneidad para los objetivos que tenemos en mente para un coche de carretera o de circuito, estrictamente deportivo o incluso cómodo para viajar.

Por ejemplo, un Lotus con dos motores eléctricos transmite dos tercios de la potencia a las ruedas traseras y un tercio a las delanteras para que tenga determinadas características de conducción. Y si quieres que las tenga todo el tiempo, no puedes dar a las ruedas delanteras más que una cierta cantidad de potencia, no sólo porque es más difícil transmitirla al suelo, sino porque hay que tener en cuenta las reacciones de la dirección.

De momento, creemos que podemos conseguirlo no sólo con la electrónica, sino también con la caja de cambios de dos velocidades para el motor trasero. Quizá en el futuro consideremos otras opciones teniendo en cuenta las tecnologías de que dispondremos".

Lotus Center en París

El nuevo centro Lotus de París

Algunas marcas deportivas están desarrollando motores de flujo axial. ¿Están pensando en hacer lo mismo?

"No, de momento no pensamos en esas soluciones ni en motores insertados en el interior de las ruedas o con las masas no suspendidas. Creemos que no son eficientes en términos de seguridad y eficacia".

En estos momentos tenéis en vuestra gama dos modelos que Lotus nunca ha tenido y con características que distan mucho de ser las típicas de un Lotus, como el peso. En el futuro, ¿piensan acercarse más a los fundamentos de la marca y cómo piensan hacer un Lotus con características más tradicionales a través de la electrificación?

"Para ello, el camino aún es largo. Ya nos hemos embarcado en él, pero tendremos que ser pacientes. Empezamos hace cuatro años con Eletre y Emeya, hemos intentado hacerlo lo mejor posible fijándonos objetivos muy altos y estamos muy satisfechos con la reacción de los clientes.

Estamos aprendiendo muchas cosas de ellos que serán útiles para mejorar futuros productos, pero también los actuales, porque con las actualizaciones 'over-the-air' podemos actuar sobre coches que ya están en la carretera. Así que para hacer un Lotus moderno más parecido a un Lotus 'tradicional' tendremos esta herramienta extra y la tenemos precisamente gracias a la digitalización y la electrificación.

Por eso confío en que seremos capaces de ofrecer productos mejores en términos de confort, conducción y facilidad de manejo que si tuvieran un motor de combustión interna. Esto es más difícil de conseguir con los coches deportivos, pero estoy seguro de que lo lograremos en pocos años".

El Eletre R, con el motor montado en la parte trasera y la caja de cambios de dos velocidades, tiene una estrategia diferente a la del Porsche Taycan, ya que los cambios se realizan a una velocidad mucho mayor. ¿Por qué esta elección?

"Elegimos esta forma porque creemos que es el mejor equilibrio entre rendimiento y eficacia. Si además hubiéramos optado por un cambio de marcha a una velocidad más baja, el cliente lo habría notado más a menudo.

En su lugar, optamos por una relación más corta que se utilizara lo más a menudo posible para mejorar el rendimiento y la capacidad de respuesta. También hay cuestiones técnicas más complejas, relacionadas con el peso y las dimensiones totales, que reforzaron esta elección".

Hablamos de cómo convertir la electrificación en deportividad. ¿Cómo se diferencia Lotus de otras marcas de deportivos eléctricos?

"Hay que argumentar de forma diferente para cada segmento. Si nos fijamos en el segmento E de los SUV, no creo que haya competidores para nuestro Eletre, pero creo que mucha gente que viene de coches del mismo tamaño o de segmentos diferentes se sorprende por su facilidad de conducción, su equilibrio y su confort. Y este es el aspecto que más les sorprende, quizá porque saben que es un Lotus".

Pero si condujera un Model S o un Taycan y luego un Emeya, ¿cuáles serían las diferencias que podría apreciar?

"Creo que lo que impresionará será la combinación de rendimiento dinámico y confort, la velocidad de carga y el ambiente de lujo deportivo del habitáculo".

La prueba en video de Motor1.com Italia del Lotus Eletre

Galería: Lotus Eletre, primer contacto