El auge de los SUV ha hecho mella en la demanda de otras siluetas tradicionales, hasta el punto de que algunos fabricantes de automóviles han empezado a descatalogar modelos más convencionales.

El Volkswagen Passat berlina es uno de ellos, pero su longeva estirpe sigue existiendo en Europa con la silueta familiar (Variant). El Opel Insignia también ha muerto en la mayor parte del mundo, al igual que el Ford Mondeo. Por supuesto, algunos de estos coches siguen existiendo en China, donde se fabrican a buen ritmo.

Skoda quiere mantener vivos los coches 'normales' produciendo otra generación de su modelo estrella con motores de combustión. Relacionado mecánicamente con el Passat Variant 2024 que acabamos de mencionar, el nuevo Superb se presentará oficialmente el 2 de noviembre.

Mientras tanto, Skoda ya ha publicado bocetos de diseño de las carrocerías berlina y wagon (Combi). Puesto a hacer una apreciación, diríamos que no es un buen momento, ya que todas las miradas están fijadas en el Salón de la Movilidad de Japón.

Skoda Superb bocetos 2024

Como ya se había visto en fotos espía, el Skoda Superb 2024 adopta un exterior evolutivo que parece más un lavado de cara que un modelo de nueva generación. Más largo y alto, pero ligeramente más estrecho que su predecesor, la berlina media será aún más espaciosa en términos de habitabilidad y maletero.

Mientras que el exterior es más de lo mismo, es el habitáculo el que se actualizará significativamente al incorporar tres mandos giratorios con pequeñas pantallas integradas (nos recuerda, salvando las distancias, al Audi TT), ya vistas en el nuevo Kodiaq.

Son altamente personalizables para acceder a una mayor variedad de funciones sin tener que abarrotar la consola central con botones físicos ni recurrir a la pantalla central. Todavía hay algunos mandos tradicionales en el salpicadero, dominado por un sistema de infoentretenimiento con pantalla de 13 pulgadas. El cuadro de instrumentos digital mide 10 pulgadas y puede complementarse opcionalmente con un Head-up Display.

Habrá muchas versiones entre las que poder elegir, ya que Skoda pretende vender el Superb 2024 con motorizaciones de gasolina, diésel e híbrida enchufable, así como con tracción delantera y total.

Independientemente de la que elijas, todas enviarán la potencia a la carretera a través de un cambio automático DSG de siete velocidades, excepto el modelo electrificado, que recurrirá también a un DSG, pero de seis marchas. Hablando de la transmisión, la palanca de cambios se situará ahora en la columna del volante para liberar más espacio entre los asientos delanteros.

2024 Skoda Superb interior
2024 Skoda Superb interior