En Estados Unidos, el mes de agosto supone la vuelta de los estudiantes a las escuelas e institutos, lo que significa que aumenta el número de jóvenes y adolescentes menores de 18 años circulando a diario por las carreteras de todo el país (es legal desde los 16).

Así pues, es un buen momento para recordar a la gente que hay que conducir de manera responsable y respetando las normas y los límites de velocidad, y eso es justamente lo que ha hecho el Departamento del Sheriff del Condado de Orange, en Florida, desvelando una curiosa historia para concienciar sobre el peligro que suponen los excesos de velocidad.

La oficina del Sheriff ha hecho público un incidente ocurrido el pasado mes de enero, en el que un joven de 16 años fue 'cazado' circulando a 212 km/h por una carretera de Florida en el Toyota GR Supra de su padre.

 

En el Condado de Orange, sobrepasar el límite de velocidad en 50 km/h supone una citación judicial y una multa de 354 dólares (324 euros al cambio), mientras que superando el límite en 80 km/h hablamos de una multa de 1.100 dólares (1.000 euros) y la posibilidad de que el conductor sea detenido por conducción temeraria y el vehículo incautado.

En el vídeo publicado en Twitter por la oficina del Sheriff, el cabo Greg Rittger explica la razón por la que paró a este joven conductor, a quien hizo llamar a sus padres para que acudieran al lugar y vieran con sus propios ojos la velocidad marcada por la pistola radar.

Además, Rittger cuenta la historia de cómo hace una década se topó también con otro conductor de 16 años que conducía un Mustang y a cuyos padres les avisó de que aquel modelo era mucho coche para el chaval. Tristemente, el joven tuvo un accidente en el Mustang tres semanas después y falleció.

Y es que ya sabemos que hay conductores noveles al volante de verdaderas bestias, valga como ejemplo el Lamborghini Aventador de 750 CV a la salida del cole del que te hablamos hace unos meses, algo que no parece lo más sensato (ni seguro) para alguien sin experiencia en carretera.

Según el sargento Gerald McDaniels del Departamento del Sheriff de Orange County, el exceso de velocidad es algo frecuente entre los conductores jóvenes. "Les pillamos constantemente", afirma. "Solamente este año, muchos adolescentes a más de 160 km/h en diferentes autovías", concluye.