Los coches eléctricos suelen distinguirse por su parrilla cerrada ya que, a diferencia de las mecánicas de combustión, no es necesario dejar pasar aire de la calle para refrigerar el motor. Skoda quiere aprovechar ese espacio para crear un parrilla informativa y, de hecho, ya está trabajando en este peculiar proyecto. 

Se trata de una solución que pone en comunicación al coche con los peatones a través de imágenes generadas en una pantalla LED. Para tenerlo más claro, equivale a llevar un semáforo en tu vehículo, dando orden de paso o prohibiendo el cruce a los viandantes. 

La solución del fabricante checo mejoraría la seguridad mostrando pictogramas, como flechas o señales de Stop o de peligro, para que el peatón sepa si puede cruzar o no. Por supuesto, también se emplean los colores clásicos de los semáforos: verde para cruzar y rojo para detenerse. 

Parrilla informativa Skoda

Zdeněk Herda, jefe del Departamento de Desarrollo Técnico de Skoda, ha explicado cómo funciona: "Se trata esencialmente de la sustitución completa de la Crystal Face retroiluminada del Enyaq iV por un módulo LED. Los diodos son programables y cada uno puede controlarse por separado, lo que permite crear animaciones".

Y ha añadido: "El último paso fue colocar una capa difusora ligera y una cubierta para que la máscara pudiera soportar las condiciones meteorológicas más duras durante las pruebas que estamos realizando". En fin, veremos si se convierte en realidad, pero no lo descartamos en absoluto. 

IPA2X, el robot de tráfico

Skoda también está trabajando con la Universidad Técnica Checa en un robot para ayudar a cruzar la calle a niños, ancianos y discapacitados. El IPA2X mide más de 2,0 metros de altura y actúa como un semáforo móvil.

Galería: Prueba Skoda ENYAQ iV 80

Su función es dirigirse al centro del paso de peatones. Una vez en su sitio, muestra una luz verde si las condiciones son propicias y el peatón puede cruzar con seguridad.

IPA2X está conectado a su entorno mediante sensores que le permiten ver por encima de una fila de coches aparcados, de modo que puede detectar un vehículo que se aproxima y mostrarle una señal de stop.

Elementos interconectados

El robot ya se ha probado en Milán y Módena, cerca de colegios, y en Liubliana, para ayudar a los ancianos. Las pruebas están previstas hasta 2024 y su utilización final es posible que dé comienzo en 2025.

Skoda también está pensando en soluciones para comunicar los distintos elementos de regulación del tráfico. Por ejemplo, un coche podría enviar información a un semáforo para avisar de que se acerca, y los peatones podrían recibir un mensaje de aviso. El robot IPA2X también podría conectarse directamente con los coches. Sin duda, son propuestas de seguridad vial interesantes que debemos seguir de cerca.