Fuente continua de debate, tanto por su utilidad en término de movilidad como por el hecho de en qué manera afectan a la seguridad vial, los patinetes eléctricos acaban de ser prohibidos en París. Al menos, a través de las empresas de alquiler que los gestionaban en la capital.

Una medida que contaba con el beneplácito del propio ayuntamiento de Anne Hidalgo, pero que se ha visto además apoyada por la ciudadanía y que ya tiene fecha para su entrada en vigor: el próximo 1 de septiembre.

Y decimos que ha contado con el apoyo de los ciudadanos de la capital francesa, dado que la medida se ha votado a través de un referéndum ciudadano.

Patinetes eléctricos en París: prohibidos desde septiembre

Ante la cercanía del fin de los contratos de las empresas que gestionaban los patinetes de alquiler en la ciudad, el ayuntamiento puso en marcha la consulta popular, en la que un 89,03% de los votantes ha apoyado la prohibición.

Galería: Pure Electric E-Scooters

Eso sí, hay que reconocer la participación ha sido realmente baja. Tanto, como para plantearse si llega a ser representativa: algo más de 100.000 personas, de los 1,3 millones que estaban llamados a votar.

En cualquier caso, el resultado está claro: 91.385 personas han votado en contra (89,03%), frente a los 11.256 apoyos con los que ha contado esta solución de movilidad.

"Tras finalizar la jornada no hay ningún incidente que pudiera alterar la validez del voto. Saludamos la calidad del sistema de votación y la profesionalidad de los agentes movilizados", según declaraciones del presidente de la Comisión de Control, Yves Charpenel, recogidas por Onda Cero.

Ante esto, la duda que nos queda es si el problema reside en los patinetes eléctricos y las empresas de alquiler o en el uso incívico que se lleva a cabo con ellos. Ya que en ciudades que cada vez ponen más trabas al acceso del coche, sí que podría resultar una solución de movilidad interesante.

Fuente: Onda Cero