Estamos acostumbrados a pensar en la realeza británica moviéndose en coches de Rolls-Royce, Bentley, Land Rover y Jaguar, todos ellos con pasaporte británico. Sin embargo, sabemos que existen las clásicas excepciones que confirman la regla; sobre todo, cuando se trata de vehículos particulares, los que se conducen personalmente cuando se escapa de los estrictos protocolos.

Excepciones como el Ford Escort RS Turbo adquirido en 1985 por Lady Di, también conocida como Diana de Gales o Diana Spencer, entonces consorte del heredero al trono, el Príncipe Carlos.

Un coche completamente fuera del 'molde' impuesto desde del Palacio de Buckingham y que fue propiedad de la antigua Princesa de Gales entre 1985 y 1988. Luego, pasó por varios propietarios hasta convertirse en el protagonista de una fogosa subasta celebrada hace unos días, que vio como terminaba en manos de un coleccionista anónimo, por la considerable suma de algo menos de 870.000 euros.

Un clásico deportivo en un color único

Adquirido para sustituir a otro Ford Escort, un descapotable 1.6i rojo considerado inseguro por el personal de seguridad, el RS Turbo S1 fue la opción elegida por Lady Di.

A partir de ahí, fue personalizado por los ingenieros de la compañía, que primero cambiaron el color de la carrocería del clásico blanco (la única opción disponible para el resto de la clientela) a un negro más sobrio (y más discreto).

Ford Escort RS Turbo di Lady Diana

Sin duda, el coupé del óvalo sería único, pero al tratarse de un coche destinado a una princesa, obligada por el protocolo a viajar con un agente del Mando de Protección de la Realeza (cuyo nombre en clave era "SO14") en el asiento del copiloto, se actualizó con la inclusión de un espejo retrovisor adicional para el escolta, junto con un sistema de radio colocado en el maletero.

De mano en mano

De vuelta al clásico en cuestión, en 1988, el Ford Escort RS Turbo de Diana de Gales fue rematriculado, como es costumbre con los coches de la familia real, y empezó su periplo de nuevos propietarios.

Ford Escort RS Turbo di Lady Diana
Ford Escort RS Turbo di Lady Diana

Así, hasta que en 2008, el propietario de una de las colecciones británicas más importantes de Ford RS se topó con el RS Turbo negro y lo compró para añadir a su garaje un ejemplar realmente único.

Tanto, que al subastarse recientemente provocó que se desencadenara una guerra de ofertas sin igual, que hizo que el precio pasara de las 100.000 libras previstas de inicio, a las 737.000 libras o los mencionados 869.000 euros que acabó alcanzando el modelo.

Galería: El Ford Escort RS Turbo de Diana de Gales