Puede que fuera uno de los coches más fotografiados por la prensa en la década de 1990.

Si hablamos del mundo de las subastas, lo habitual es que los coches con un curriculum especial acaben alcanzando un precio de venta más elevado, debido a su exclusividad. Este es el caso del Audi 80 Cabriolet, que fue propiedad de la princesa de Gales, Lady Diana, que ahora está a la venta a través de la casa de subastas Classic Car Auctions.

Galería: Audi 80 Cabriolet 1994 Lady Diana

Es muy posible que el descapotable alemán sea uno de los coches más fotografiados de los años 90 del pasado siglo, sobre todo, porque era bastante poco habitual ver a un miembro de la familia real británica conduciendo un vehículo alemán. Así las cosas, lo cierto es que el hecho de que Diana fuera propietaria de un A4 ayudó a que Audi duplicase sus ventas en Reino Unido.

El coche fue utilizado por la difunta princesa de Gales desde su matriculación, en marzo de 1994, hasta julio del mismo año, cuando lo devolvió al concesionario Dovercourt Audi, de St John's Wood, con solo 6.500 kilómetros en el marcador.

Audi A4 Cabriolet 1994 Lady Diana

Después de eso, el descapotable fue adquirido por el comentarista político y locutor Ian Campbell Dale. Dale no se lo pensó dos veces para comprar el coche, en cuanto supo de su procedencia, e inmediatamente le hizo un hueco en su garaje.

Audi A4 Cabriolet 1994 Lady Diana

Lo mantuvo durante un par de años antes de vendérselo a alguien que residía cerca del Palacio de Kensington; este propietario lo conservó durante 17 años. Después de ser vendido, una vez más, en 2013, el coche ha formado parte de algunos coleccionistas privados.

Ahora tiene unos 35.500 kilómetros en el marcador, pero a pesar de sus 25 años de antigüedad, se vende con una impecable hoja de mantenimiento, lógicamente, en el servicio oficial del fabricante.

Audi A4 Cabriolet 1994 Lady Diana

Se estima que el precio del Audi 80 Cabriolet se mueva entre 35.000 y 40.000 libras esterlinas (al cambio, entre 41.000 y 47.000 euros), sin contar tasas ni impuestos. Eso sí, incluye una selección de imágenes de Lady Diana utilizando el vehículo.

"Se trata de un coche impresionante, un vehículo recordado por la gente de cierta edad que conoció el apogeo de la popularidad de la Princesa Diana", afirma Simon Langsdale, un especialista en subastas de coches clásicos.