Se trata de un prototipo eléctrico, con 300 CV y 270 kilómetros de autonomía, desarrollado por Jaguar Land Rover Classic.

Por normal general, las bodas no suelen suscitar mucho interés entre los miembros de la redacción; sean reales o no. Sin embargo, siempre sentimos cierta curiosidad por los coches que emplean los protagonistas, a su llegada o salida del evento. Y si el que se casa es un miembro de la familia real británica, como el príncipe Harry, todavía más. 

Y aunque la novia, Meghan Markle, llegó a bordo de un espectacular Rolls-Royce Phanton IV, todas las miradas se dirigieron hacia el Jaguar E-Type con el que los recién casados hicieron su primer viaje motorizado. Sobre todo, porque ningún sonido procedía del vano motor...

También te podría interesar:

 

Un clásico electrificado

El protagonista de esta historia es un modelo del que ya te hablamos en Motor1.com. Concretamente, desde el Jaguar Land Rover Tech Fest 2017, que tuvo lugar en Londres, durante el pasado mes de septiembre. Estamos hablando de un Jaguar E-Type Roadster Serie 1.5, del año 1968, al que el departamento de clásicos de la firma le ha añadido un motor eléctrico

Para llevar a cabo con éxito la electrificación, los especialistas de la marca instalaron una unidad eléctrica de 220 kW (300 CV) y una batería de iones de litio, de 40 kWh de capacidad. Gracias al trabajo conjunto de estos dos elementos, puede acelerar de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y declarar una autonomía 'real' cercana a los 270 kilómetros. 

Pero la modernización también llegó hasta el habitáculo, donde incluye una instrumentación digital, una generosa pantalla táctil y un selector del cambio, de diseño similar al de los modelos actuales, entre otros elementos. Sin duda, un modelo especial... para una ocasión única. 

 

Más noticias sobre Jaguar:

Galería: Jaguar E-type Zero 2017