Italia, con el apoyo de otros cuatro países, propone aplazar el fin de la venta de coches de combustión en la Unión Europea hasta 2040, frente a 2035, que es el año oficial implantado para el Viejo Continente.

En el marco de su ambicioso plan climático, la Comisión Europea propuso en julio de 2021 reducir a cero las emisiones de CO2 de los coches nuevos en la UE a partir de 2035, lo que supondría el cese de todas las ventas de vehículos de gasolina y diésel en favor de motores 100% eléctricos.

El Parlamento Europeo aprobó este objetivo de 2035 a principios de este mes de junio y ahora los Estados miembros deben intentar acordar su posición común en una reunión de ministros de Medio Ambiente de la UE.

Galería: Prueba Porsche 911 Carrera GTS 2022

El final de la gasolina y el diésel, en 2040

Sin embargo, una propuesta de Italia, firmada por Bulgaria, Portugal, Rumanía y Eslovaquia, aboga por un aplazamiento de cinco años del calendario para evitar "costes desproporcionados e innecesarios para el sector del automóvil y los consumidores".

El texto, presentado a los representantes de los 27 en una reunión celebrada el viernes en Bruselas, propone imponer una reducción del 90% de las emisiones para la venta de turismos nuevos en 2035, antes de llegar a cero emisiones en 2040.

Prueba BMW M3 Competition 2021

Alemania defiende los biocombustibles

"Para lograr la movilidad de emisiones cero, habrá que superar obstáculos: aumentar la infraestructura de recarga, desarrollar la producción de baterías, mejorar las tecnologías actuales de forma rentable, introducir incentivos para los consumidores...", argumenta Roma en el documento.

También llevará tiempo que el ecosistema industrial se adapte a los nuevos componentes y tecnologías. Lógicamente, el sector de la automoción es una industria importante para Italia, al igual que para los demás firmantes.

Alemania, donde la industria del automóvil también representa un importante peso económico, defiende la flexibilidad para ampliar la venta de coches con motores de combustión que funcionen con biocombustibles.

Contactada por la AFP, la ONG Transport & Environment teme una caída de las ambiciones y pide a Francia, que ejerce la presidencia de turno de la UE hasta finales de junio, que mantenga la fecha de 2035, considerándola como "la primera gran prueba de sinceridad" sobre el clima para Emmanuel Macron desde su reelección. Veremos qué sale de la votación que debe realizarse...