En 2020, el coche más largo del mundo iba camino de Florida para recibir una restauración completa. Construido originalmente en Burbank, en 1986, por el preparador Jay Ohrberg, el llamado 'Sueño Americano' era un curioso coche clásico de récord, que había vivido días mucho mejores.

De hecho, cayó en el olvido y estuvo abandonado en la parte trasera de un almacén de Nueva Jersey durante varios años. Pero ahora, el coche más largo del mundo ha visto completada su restauración y luce mejor que nunca.

Un coleccionista de coches de Florida Central, Michael Dezer, compró 'The American Dream' en 2019 y financió su reconstrucción. El Cadillac Eldorado personalizado de 1976 tuvo que ser transportado (en dos piezas, por supuesto) desde la casa de su anterior propietario, Michael Manning, en el condado de Nassau, Nueva York, hasta Orlando. Allí, Dezer, Manning y sus equipos trabajaron juntos para reconstruir el vehículo desde cero.

World's Longest Car Restored
World's Longest Car Restored

La restauración incluyó una remodelación completa de la carrocería, un cambio de imagen del interior, una reconstrucción del motor y mejoras en la piscina, el minigolf y el jacuzzi. De hecho, acorde a Guinness World Records, la restauración y el transporte costaron a Dezer y su equipo unos 250.000 dólares (alrededor de 227.000 euros).

El American Dream, que al fin está en plena forma y se puede conducir, mide más de 30 metros, e incluso es capaz de batir su propio récord de longitud, establecido en 1986.

Tiene 26 ruedas, dos motores V8 (uno delantero y otro trasero) y puede transportar hasta 75 personas en su interior. Y junto a algunos de los elementos ya mencionados, también tiene una cama de agua, una mesa de billar e incluso un helipuerto en funcionamiento.

Galería: El coche más largo del mundo: "The American Dream" Cadillac Limo

"El helipuerto está montado estructuralmente en el vehículo con soportes inferiores de acero, y puede soportar 2.220 kg de peso", dijo Michael Manning a Guinness World Records.

Aunque técnicamente se puede conducir, los propietarios afirman que el American Dream es demasiado largo para circular por la vía pública. En su lugar, la icónica limusina formará parte de una exposición en el museo del automóvil Dezerland Park, a las afueras de Orlando (Florida).