Mucho se ha hablado sobre la inminente llegada del primer SUV de Ferrari. El llamado Purosangue debería aterrizar a finales de este año, con las primeras entregas a inicio de 2023, y como todo Ferrari, ha ya generado un fuerte debate sobre su contribución a la marca.

Más allá de su diseño y de su posicionamiento en el mercado, la verdadera pregunta será si efectivamente tiene sentido un SUV con el logo de Ferrari en el frontal.

Sport Utility Rampante

El fenómeno SUV es relativamente nuevo dentro de la historia de la industria del automóvil. Nacieron a finales de los años 90 en Estados Unidos y se popularizaron en todo el mundo a partir de la segunda década de este siglo. Desde entonces, se convirtieron en una fuente importante de volúmenes y, sobre todo, de ganancias. Prácticamente todos los fabricantes tienen un SUV dentro de sus gamas.

Motor1.com Numbers: Ferrari Purosangue

Junto con McLaren, Ferrari es una de las pocas excepciones. O era. Su estrategia desde su fundación en 1947 ha sido la de liderar el mercado de deportivos de alto rendimiento, alejándose de cualquier tentación de entrar en otros segmentos más mundanos. Ni siquiera las berlinas se han salvado de esta política. Por ello, la aparición de un SUV suscita entusiasmo y recelos entre los 'ferraristas', a partes iguales.

Motor1.com Numbers: Ferrari Purosangue

¿Por qué sí?

Uno de los motivos que sustentan la idea de un Ferrari SUV es que los tiempos cambian y las marcas deben evolucionar y adaptarse. El universo SUV ha crecido tanto durante los últimos 10 años, que ahora incluye un enorme numero de subsegmentos y categorías que van desde lo banal del segmento A, hasta el superlujo en el segmento F. El consumidor de hoy puede escoger entre la carrocería clásica de station wagon 'elevada', hasta los llamados SUV coupé.

Considerando su prestigio, Ferrari bien puede crear su propia categoría de todocaminos lujosos y deportivos. Aunque al final el Purosangue será un rival del Lamborghini Urus y el Aston Martin DBX, la marca puede fácilmente marcar un hito en la historia de los SUV con un modelo propio. Personalmente no veo ningún riesgo para la firma; por el contrario, veo una gran oportunidad de aumentar no solo las ventas, sino también las ganancias.

Motor1.com Numbers: Ferrari Purosangue

Aunque el Urus y el DBX serian sus rivales mas cercanos, vale la pena mencionar que el Ferrari SUV seria casi único en su especie. Como casi todos los autos del Cavallino, el Purosangue estará por encima en posicionamiento y prestaciones, y prácticamente será el nuevo 'benchmark' para los SUV. Lo mejor de lo mejor dentro del segmento que más rápido crece en el mundo.

Por otro lado, no podemos olvidar la tendencia de la demanda de los más ricos. En 2021, se vendieron 72.000 coches de superlujo en todo el mundo. El volumen fue un 16% superior al total de 2020, y casi tres veces más alto que las unidades vendidas en 2010. Si hace 12 años, los coupés o los descapotables eran el sinónimo del coche perfecto para los más pudientes, hoy son los SUV los que representaron un 53% del total.

Mi pronóstico es que el Purosangue será un éxito absoluto que dará mas vigor al potencial de Ferrari, y abrirá una nueva dimensión a la marca. Si Lamborghini, Bentley, Aston Martin o incluso Rolls-Royce están presentes en este importante segmento, ¿por qué no Ferrari?

El autor de este artículo, Felipe Munoz, es especialista en la industria del automóvil en JATO.