Si tienes el último Subaru Outback o estás pensando en adquirirlo, debes saber que la marca japonesa puede convertirlo en un coche bifuel por 2.500 euros y con tres años de garantía oficial sin límite de kilómetros. 

Este pack GLP incluye la instalación del depósito adicional y el sistema de lubricación ValveCare, con el que se protegen las válvulas y los cilindros. Por supuesto, la transformación implica ganar la etiqueta Eco de la DGT.  

Como ya sabrás, el gas licuado de petróleo suele costar la mitad que la gasolina, por lo que ahora mismo lo puedes conseguir por tan solo 0,80 euros el litro. Eso sí, las cifras de consumo del coche son ligeramente superiores con el GLP que con la gasolina. 

Galería: Primera prueba Subaru Outback 2021

El Subaru Outback ECO bi-fuel cuenta con dos depósitos independientes, por lo que la autonomía real asciende a más de mil kilómetros. Recuerda que el motor es un bloque bóxer atmosférico, de 2,5 litros y cuatro cilindros, que entrega 169 CV. 

Con el GLP, la potencia se reduce unos pocos caballos, pero la merma no es muy importante, así que casi se pueden calcar las prestaciones obtenidas con la gasolina: 193 km/h de velocidad punta y 10,2 segundos en la aceleración de 0 a 100. 

Por supuesto, el familiar japonés confía en la tracción total permanente Symmetrical All Wheel Drive y en la transmisión automática con variador continuo Lineartronic. En términos de consumo, el Outback declara 8,6 litros cada 100 kilómetros de gasolina en ciclo mixto. 

Hay que resaltar que esta versión bifuel no reduce la capacidad del maletero, que se mantiene en 522 litros, si bien se pierde la posibilidad de contar con una rueda de repuesto debajo del plano de carga. 

El Subaru Outback se encuentra a la venta con los acabados Trek, Field y Touring entre 40.500 y 44.900 euros, sin contar con los 2.500 euros del kit GLP. Recuerda que la etiqueta Eco facilita la circulación y el aparcamiento en muchas ciudades, e incluso supone descuentos en peajes.