Ahora que acaba de iniciarse la comercialización del nuevo Kia Sportage (a la venta desde 23.500 euros en España), no está de más recordar un SUV muy curioso, copia de la anterior generación del modelo, que está a la venta en China.

Como puedes ver en la siguiente galería, el Kia KX5 puede presumir de ser un clon casi exacto del antiguo Sportage. Lo único que se diferencia es el frontal, al no contar con la parrilla 'tiger-nose' y por lucir grupos ópticos y faros antiniebla con un diseño distinto. 

Galería: Kia KX5, el Sportage chino

Por su parte, la zaga se parece bastante a la del modelo que se comercializaba en Europa. Lo único es que el KX5 luce una tira cromada para unir los pilotos, que son algo más estilizados.

Respecto al interior, el todocamino para el mercado chino emplea una instrumentación digital de 7,0 pulgadas, una pantalla centra del 10,25 pulgadas y mandos hápticos, sensibles al tacto, en lugar de botones físicos convencionales. En consecuencia, la imagen es más moderna. 

KIA Sportage 2019
Kia KX5, el Sportage chino

En el plano mecánico, el Kia KX5 se ofrece con dos motores de gasolina. Uno es atmosférico, cubica 2,0 litros y desarrolla 162 CV, mientras que el más potente es un 'viejo conocido', el bloque turbo 1.6 T-GDi con 177 CV y 265 Nm. 

Ambos propulsores trabajan con cambios automáticos. El de acceso se vincula a una caja con convertidor de par y seis marchas, mientras que el T-GDi emplea una de doble embrague y siete velocidades.

Suponemos que el espacio interior y el maletero, con hasta 503 litros en el mejor de los casos, son idénticos en ambos modelos. Eso significa que el todocamino para China también es un excelente vehículo familiar. 

Fíjate en el precio. El KX5 está a la venta desde 154.800 yuanes, que son 21.696 euros al cambio. No está nada mal para un SUV compacto de buena calidad y con un amplio equipamiento, ¿no te parece?