El mayor fabricante de automóviles del mundo, Toyota, acaba de convertirse en 2021 en el número uno del mercado de Estados Unidos, por primera vez en su historia y por delante de cualquier firma de origen estadounidense.

De hecho, es la primera vez en 90 años que el gigante norteamericano General Motors no se corona como el líder en volumen de ventas de automóviles en su propio país, en parte debido a todos los problemas que han azotado a la industria durante el último año.

Así pues, Toyota ha logrado comercializar 2.332.263 coches en Estados Unidos durante el año 2021, lo que supone un incremento del 10,4% frente a 2020, mientras que General Motors ha sumado 2.218.228 ejemplares, un 12,9% menos que el año previo.

Galería: Primera prueba Toyota RAV4 Plug-in 2021

El producto más vendido de la marca japonesa en Estados Unidos ha sido el Toyota RAV4, con 430.387 unidades, lo que supone un 18,45% de sus ventas en el país, si bien esta cifra representa una caída del 5,3% con respecto al año 2020.

Por su parte, el modelo más vendido de todas las marcas de General Motors ha sido, por supuesto, un pick-up. En concreto el Chevrolet Silverado, con un total de 380.715 coches, o un 12,7% menos que en 2020. Si añadimos también los Silverado 'medium duty' y 'heavy duty', hablamos de 529.765 vehículos (10,8% menos que el año previo).

"Toyota está agradecida a sus clientes fieles por poner su confianza y su seguridad en manos de vehículos Toyota y Lexus. Ser el número uno nunca es un objetivo o prioridad. El foco de la compañía siempre ha sido ser la mejor marca en cuanto a seguridad, calidad y valor en las mentes de los clientes", ha afirmado a Automotive News Jack Hollis, vicepresidente de operaciones de Toyota Motor Norteamérica.

6. Chevrolet Silverado (637.750 unidades)

Tanto General Motors como Toyota se han enfrentado a los problemas en la cadena de suministros y, sobre todo, a la crisis mundial de semiconductores que ha obligado a muchas marcas a detener su producción o a prescindir de ciertos elementos de equipamiento en sus vehículos para poder seguir con su fabricación.

De hecho, Toyota detuvo algunas de sus fábricas y redujo su producción global de automóviles en 360.000 unidades, mientras que General Motors también tuvo que parar la producción, aunque no sabemos qué número de automóviles dejó de fabricar.