Debe ser ya la enésima ocasión en la que escuchamos rumores sobre el posible regreso de la firma Spyker, el fabricante de superdeportivos de Países Bajos, aunque esta vez los planes parecen firmes y la intención clara, con su regreso previsto para este mismo 2022.

La información más reciente asegura que la marca holandesa de supercoches volverá con nuevos modelos alimentados por motores térmicos, gracias a la financiación de un grupo de inversores rusos, encabezado por Boris Rotenberg y Michail Pessis.

Rotenberg es propietario de SMP Racing y BR Engineering, mientras que Pessis es copropietario de SMP racing Monaco y también de Milan Morady SA, en Luxemburgo, y de R-Company GmbH, en Alemania.

Galería: Spyker C8 Preliator Spyder

Si te suenan estos nombres es porque son las mismas personas que el año pasado trataron de revivir la marca, si bien el CEO de la compañía, Victor Muller, se vio obligado a declarar la empresa en quiebra. 

"El acuerdo de colaboración que hemos confirmado supone el arranque de la reconstrucción de Spyker como fabricante de deportivos, con unos cimientos más sólidos que nunca, y con acceso a mejores recursos técnicos y financieros para alcanzar nuestro ambiciosos objetivos de negocio", ha afirmado Muller.

Los rumores aseguran que hay tres modelos Spyker rumbo a producción: el Spyker C8 Preliator (como el concept presentado en 2017), el SUV Spyker D8 Peking-to-Paris y el Spyker B6 Venator. En principio, la fabricación arrancará en algún momento de 2022, una vez se formalicen los acuerdos, aunque la marca todavía no ha confirmado fechas. 

Spyker C8 Preliator Spyder

También sabemos que la producción será un esfuerzo entre varios países, ya que por ejemplo los paneles de fibra de carbono de las carrocerías de los vehículos se fabricarán en Rusia, mientras que el trabajo de ingeniería se hará en Rusia y Alemania. La línea de montaje, por su parte, estará en Países Bajos.

"En un mundo dominado por la electrificación, hay una demanda intacta de verdaderos deportivos, de los que aturden los sentidos. Seguiremos abasteciendo a ese grupo concreto de aficionados. Por supuesto ofreceremos soluciones híbridas en nuestros futuros modelos, pero el V8 de combustión seguirá siendo el alma de cada Spyker durante muchos años", concluye Muller.