A finales de la década de 2000, Volkswagen jugó con la idea de un vehículo supereficiente impulsado por un motor de ciclo diésel, de dos cilindros, con tecnología híbrida enchufable. El vehículo, de producción limitada, se llamó XL1 y se le consideró el coche más eficiente jamás fabricado, en su momento.

Llegó el año 2013 y el entonces presidente de VW, Ferdinand Piech, anunció un deportivo con motor de dos cilindros que estaba hecho, pensado en la deportividad y el rendimiento. Ese proyecto recibió el nombre de XL Sport Concept, y su motor se promocionaba como el motor de dos cilindros más potente del mundo.

Galería: Volkswagen XL Sport con motor Ducati

Desgraciadamente, ese coche nació sin futuro y se quedó en solo un prototipo, pero el Museo del Automóvil de Petersen ha querido recordarnos cómo era este vehículo, reviviendo la grandeza del deportivo alemán en un vídeo muy interesante.

El propulsor procedía de una Ducati 1199 Superleggera. Se trataba del reputado motor bicilíndrico en V, que en el caso del XL Sport alcanzaba las 11.000 rpm y rendía hasta 197 CV de potencia máxima, lo que está nada mal para este tipo de propulsor.

Volkswagen XL Sport concept 2014

Aunque esta última cifra no es precisamente excepcional para los coupés deportivos actuales, hay que recordar que el XL Sport contaba con paneles de carrocería fabricados en plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP).

Volkswagen XL Sport concept 2014

De esa forma, el prototipo alemán mantuvo el peso del conjunto en unos admirables 890 kilogramos. Era tan ligero que el Museo del Automóvil Petersen lo califica como el deportivo moderno más ligero... y razón no le falta.

Volkswagen XL Sport concept 2014

La suma de factores hacía que el XL Sport ofreciese unas prestaciones más que dignas, con un tiempo de 5,7 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h, anunciando una velocidad punta de 270 km/h.

Volkswagen XL Sport concept 2014

El Volkswagen XL Sport contaba con otros elementos destacados, como una caja de cambios de automática de doble embrague y siete velocidades, bielas de titanio, suspensión trasera de bieletas, sistema de válvulas desmodrómico, frenos cerámicos y diversos componentes de aleación de magnesio. También contaba con un par de puertas con apertura vertical, que añadían dinamismo al conjunto.

Fuente: Petersen Automotive Museum via YouTube